domingo, 14 de julio de 2013


NEMESIS


Titulo original: Némesis
Año: 1992
País: USA
Dirección: Albert Pyun
Guion: Rebecca Charles
Reparto: Olivier Gruner, Deborah Shelton, Brion James, Cary-Hiroyuki Tagawa, Tim Thomerson, Vincent Klyn, Thomas Jane.


En un futuro semi destruido, Alex Rain es un policía mejorado cibernéticamente que lucha diariamente contra una nuevo tipo de terrorismo basado en la utilización de cyborgs. Harto de todo tras una misión desastrosa ansía desaparecer y retirarse de por vida, el problema surge cuando sus antiguos jefes le remodelan contra su voluntad colocándole una bomba en el corazón y lista para explotar si no realiza una última y peligrosa misión.  No puede entenderse la serie b cibernética  directa a vídeo de los finales de los 80 y principios de los 90 sin el malogrado director hawaiano Albert Pyun, quizá no pueda decirse que es un gran director, estoy de acuerdo pero sin duda sus películas Nemesis, Kickboxer 2 y Cyborg merecen ser recordadas. Gracias al éxito del que después gozo el Belga Cyborg llego a ser film bastante recordado (Y que me encanta), lo que ocurrió con Némesis fue lo contrario, Gruner, ex fuerzas especiales francesas y campeón mundial de kickboxing, nunca llego a despegar a esos niveles y progresivamente esta decente cyberpunk fue olvidándose pese a haber tenido varias secuelas (Que no le hacen ni sombra).

Descubrí esta película  hace bastantes años, en una época donde lo mejor de pasarme por casa de mi primo era que en su tele por cable yo, un niño bastante jodido de la cabeza se lo pasaba en grande descubriendo obras como La carrera de la muerte del año 2000, Holocausto Caníbal, Hellraiser o mismamente la que ahora nos ocupa. Revisada ya con más edad es fácil darse cuenta de las mucha influencias procedentes de sus hermanas mayores como Terminator o Blade Runner. Es bueno que no caiga en la vieja historia de ser un simple exploit de aquellas, marcando Némesis su propio camino con un estilo propio. Pyun como no es tonto ante el escaso presupuesto del que disponía opta por utilizar unas cuantas localizaciones pero pocos escenarios, fabricas, moteles, descampados y una suerte de entornos que son hábilmente aprovechados para tiroteos frenéticos y volar cosas por los aires.


No es menos hábil la manera de rodar acción que tiene el director, con algunos ángulos, posturas y formas que recuerdan al cine de Hong Kong popularizado unos pocos años antes y de donde Pyun aprendió un par de cosillas. Algunas de esas escenas con incluso bastante destacables como el tiroteo según bajan deslizándose por un tobogán a lo aquapark o Alex agujereando el suelo y descendiendo piso a piso con una chulería notable. Personalmente, aparte de unos efectos decentes y artesanales como a mí me molan me encanta el final, rodado en stop motion en una época donde aparte de gente de la vieja escuela como Raimi en su Ejército de las tinieblas ya nadie utilizaba. Gruner cumple como siempre ha hecho en estas modestas producciones, secundado por rostros míticos de los ochenta y noventa como Cary Tagawa, el difunto Brion James, la miss USA de los 70 Deborah Shelton, Vincent Klyn, reputado surfista recordado por encarnar al villano de Cyborg y actores que debutaban esos días como el carismático Thomas Jane. Tras esta película Albert Pyun hizo lo que le mandaron durante varios años, desembocando en una serie de producciones hasta día de hoy que van desde lo malo a lo lamentable, una autentica pena. En definitiva, recomendable historia cyberpunk con mucha acción, humilde pero con efectos cumplidores, actores carismáticos y factores que son puros años 90 como disparos desde el suelo, disparos estando en pelotas, malos que mueren disparando, tetas, nombres demoledores como Max Impact y explosiones gratuitas a saco.

TRAILER

miércoles, 3 de julio de 2013

.


GOON


Titulo original: Goon
Año: 2011
País: Canadá
Dirección: Michael Dowse
Guion: Jay Baruchel y Evan Goldberg
Reparto: Sean William Scott, Marc-Andre Grondin, Jay Baruchel, Liev Scheiver, Kim Coates, Alison Pill.


¿Quién no se lo ha pasado en grande alguna vez viendo peleas de hockey? Yo desde luego, y es que es una parte de lo más vistosa de un deporte sumamente interesante. Hace unos años me había llegado a gustar bastante gracias a un amigo pero con el tiempo es una de las cosas que fui dejando de seguir poco a poco junto al fútbol americano. Hay que dejarlo claro, pese a lo divertido del tema las peleas son algo secundario al juego, al menos en mi opinión, salvo en los deportes de contacto el juego no son ostias, la cosa es que aquí van de la mano con el juego y están dentro de la legalidad. Además si de algo trata la película es sobre el lado violento, sucio y triste del hockey sobre hielo.

Con un guión basado en la biografía del ex jugador Doug El Martillo Smith, Goon trata una historia tan tópica como resultona debido al buen hacer. Doug Glatt es un hombre no muy inteligente visto como la oveja negra de una exitosa familia de médicos, mientras los demás abrazan el éxito el pasa sus noches como segurata en un bar, golpeando a gente y sacando a borrachos por vía aérea contra el asfalto. Todo cambia durante un partido al que acude como espectador  donde golpea violentamente a un jugador valiéndole el clamor de un público que le ovaciona. Tras una prueba Doug ingresa y entendiendo su lugar en el equipo como un brazo ejecutor comienza un ascenso plagado de baches que le ocasionaran sangre, sudor y lágrimas. 

El termino Goon viene a significar algo así como  matón, bruto o gorila. Algo que hace justicia a una película inusualmente violenta para lo que uno espera ver. El desarrollo lleno de tópicos de su argumento hace llevarse una sorpresa cuando progresivamente la película va transformando lo que parecía en una comedia gamberra en un drama, el tonto del pueblo del que puedes reírte al principio comienza a no parecerte tan gracioso si no  un pobre hombre que a sabiendas de lo poco que vale trata de luchar por algo que pocos llegan a entender, incluida su familia, la cual le da la espalda.  La dirección resulta bastante hábil, no es fácil rodar buenas escenas deportivas sin que pienses en haberles visto cincuenta veces antes.  El carismático Sean William Scott da la talla aunque sin alardes, la comedia se le da genial y la hace con soltura pero aquí baja unos cuentos puntos entre tanta escena dramática. Del antagonista, Liev Scheiver nada que decir, una gran actuación como siempre por parte de un actor al que no le dan papeles excesivamente interesantes casi nunca aunque para mí el mejor sin duda es Kim Coates, el genial Tig en la mejor serie en emisión actual, Sons of Anarchy (Lo siento, sin son de SOA me pueden).
Buena película dramática con toques de humor que tira más por uno de los lados del deporte menos vistos en el cine, las peleas de Hockey. Muy llevadera.

PD: No apagar el dvd al salir los créditos, aparecen peleas reales de El Martillo bastante interesantes. 


TRAILER