miércoles, 26 de febrero de 2014


EL TERROR NO TIENE FORMA



Titulo original: The Blob
Año: 1988
País:  USA
Dirección: Chuck Russell
Guion: Frank Darabont
Reparto: Kevin Dillon, Shawnee Smith, Jeffrey DeMunn, Joe Seneca, Paul McCrane.


Es una casualidad, aunque en realidad no tanto, que en décadas pasadas, cuando se realizaba la nueva versión de una película, esta se hacía además de para ganar dinero para mejorar algo que claramente tenía una buena base pero por unas razones u otras no se había hecho de la mejor forma posible. De ahí que hoy en día, con esta puta maraña de remakes que nos amarga desde hace por lo menos diez años lancemos la vista atrás, concretamente a los años ochenta y observemos esos tres remakes que cumpliendo la máxima de mejorar lo que si era mejorable y se convirtieron en obras maestras del terror. Hablo por supuesto de La Cosa, La Mosca, y la que nos ocupa hoy, El terror no tiene forma.



Basado en la versión de los cincuenta que a su vez se basa en un informe policial real bastante peculiar la historia narra como la caída de un pequeño meteorito en el pueblo de Arborville trae consigo un supuesto ser alienígena. Se trata de una masa de color rosa no más grande que un balón pero que conforme va devorando seres vivos crece y se vuelve más peligrosa e inteligente hasta el punto de que nada parece poder detenerla. Un joven renegado llamado  Brian Flag y una animadora llamada Meg tendrán que convertirse en improvisados héroes  advirtiendo sobre este monstruo y buscando la manera de cargárselo.


La verdad es que pese al cambio en la historia sobre el origen de la criatura esta versión se come tanto a la del gran Steve McQueen como a su secuela y a cualquier versión que puedan hacer en el futuro, y es fácil afirmarlo ya que la película es prácticamente redonda. El guión de Frank Darabont es perfecto, cuenta una buena historia  pero sobre todo y que se nota muchísimo es como la cuenta, con un ritmo trepidante sin altibajos y lleno de momentazos que te dejan pegado al sofá durante una hora  y media, lo cual no es nada fácil de conseguir, aquí de verdad es que se nota de cojones. Pero no es de extrañar en un tipo con tanto talento visible al que le debemos peliculones como Cadena Perpetua o La Milla Verde. Eso sí, no sé si perdonarle el destrozo que ha hecho con el comic de The Walking Dead, eso es grave.
Chuck Russell se limita a dirigir haciendo un trabajo digno aunque es de esas veces donde el director tampoco es que haya hecho demasiado, el guión ya estaba ahí esperando ser plasmado y yo soy de los que le gusta que un director escriba sus propios guiones, nadie como el propio artífice de la idea para retratarla tal y como nace en su cerebro. Ademas que gran parte del mérito está también en los departamentos encargados de la criatura y todo lo que conlleva, y es que hay que hablar de eso porque es jodidamente bestial. 

  
La masa gelatinosa rosa está en constante cambio, siempre creciendo hasta ser tan grande como un edificio y algo muy de agradecer es que tan solo utilizan algún efecto “digital” puntualmente al final cuando esta alcanza su mayor tamaño, prácticamente todo el tiempo lo que tenemos es a un monstruo  animado con todo tipo efectos especiales físicos, ¡Y de qué manera joder! Ver a la masa moverse por el techo, engullir, encogerse y demás es una gozada visual, simplemente los efectos especiales de esta película son perfectos. Pero no queda ahí la cosa, este monstruo al tener acido en sus entrañas y ser medio transparente nos regalada varias grandes escenas donde vemos como sus víctimas se deforman en el interior hasta morir y como sus ácidos internos  derriten la carne humana hasta convertirla en una masa sanguinolenta. Que esa es otra, la película tiene unas muertes brutales ¡la mayoría de ellas son dignas de mención, quedándose escenas como la del fregadero o la del niño en las alcantarillas grabadas a fuego en la retina.
La verdad que ha sido agradable volver a verla ahora que también he vuelto a ver Entourage y me he vuelto a pegar buenas risas con Kevin Dillon, un actor que aunque no tuvo el éxito (Que tampoco fue la gran cosa) de su hermano Matt tiene varios papeles para recordar. Así como tenemos al veterano actor el rol femenino recae en Shawnee Smith, mas conocida por interpretar a Amanda en las películas de Saw. Secundan caras conocidas como Jeffrey DeMunn, un habitual de Darabont, Art LaFleur y como miembro del equipo de contención en un pequeño papel Bill Moseley, actor que se ha ganado el cielo (O el infierno) por regalarnos ese personaje que es Otis en La Casa De Los 1000 Cadáveres y Los Renegados Del Diablo.
Otra  película que merece mucho más reconocimiento de cara a la crítica. Parece que los de siempre siguen con la puta cabeza metida en el culo. 


TRAILER


1 comentario:

  1. Clasicazo de los 80!!! Una de las imprescindibles, donde se ve el talento de Frank Darabont, el buen hacer de Chuck Russell (de este hombre me flipan Pesadilla en Elm Street 3 y La Máscara) y unos F/X que quitan el hipo.

    Por supuesto, me pasaré por tu blog… ¡¡¡y lo añado al mío!!! Aunque te guste Phantoms….. xD!!!

    Un saludo!!!!

    ResponderEliminar