miércoles, 14 de mayo de 2014


RAVENOUS


Titulo Original: Ravenous
Año: 1999
País: Reino Unido
Dirección: Antonia Bird
Guion: Ted Griffin
Reparto: Guy Pierce, Robert Carlyle, David Arquette, Neil McDonough, Jeremy Davis y Jeffrey Jones.


El que lucha con monstruos debe tener cuidado de no convertirse el mismo en monstruo. 
No, no me he vuelto loco y me ha dado por parafrasear a Friedrich Nietzsche en un intento de quedar como un puto cultureta de palo, pero esta frase acuñada por él se presenta al inicio de Ravenous y francamente es muy cierta.
Estamos  en 1847, durante la guerra entre los Estados Unidos y México el capitán John Boyd logra tomar la base enemiga él solo, aunque lejos de hacerlo en modo héroe lo logra debido a  una mezcla de cobardía y suerte. Tras esto los altos mandos decide enviarle a un apartado fuerte en las cordilleras nevadas de California con el fin de mantener a semejante vergüenza de ser humano lo más lejos posible. Una noche aparece un tipo medio muerto llamado Colqhoun relatando que su grupo quedo atrapado en una cueva tras una avalancha hace tres meses y que pudieron solamente sobrevivir gracias al canibalismo pero que en la cueva aún quedaba dos personas, un hombre  y una mujer que deben ser destacados a la mayor brevedad. Montan una partida y se ponen rumbo a la cueva guiados por Colqhoun, aunque  Boyd no tarda en advertir que el tipo es demasiado extraño y algo no termina de encajar en la historia.


Si bien en principio puede parecer que estamos ante un weird western, o un western atípico, lo que realmente tenemos delante es una película de terror, genero fantástico puro y duro enmarcado dentro del subgénero “Canibalismo”  o más exactamente y aunque me estoy inventando el subgénero “Canibalismo sobrenatural”.

Se nos presenta aquí una de las variantes del mito  del wendigo, arraigado mayormente a las tribus americanas. Aunque no es uno de esos films donde el wendigo es representado un monstruo horrible que habita en los bosques sino en forma del propio ser humano equipado con poderes ligeros sobrenaturales como curación y resistencia anormal. Cuentan los indios que esto se da en algunas ocasiones cuando un ser humano se come a otro en el interior del bosque, dicen que absorbe y espíritu y su fuerza, teniendo cada vez un hambre más voraz que no puede detenerse, transformando al que fue una persona en un demonio antropófago. Como todas las leyendas, esto parece tener una base real que no es otra que los supuestos casos de canibalismo acontecidos entre los pueblos indios para sobrevivir a las hambrunas de los inviernos más fríos.   



De rodaje complicado, incluso abandonó su primer director antes de entrar la inglesa y recientemente fallecida Antonia Bird, Ravenous es una de esas películas que pese a contar con un reparto conocido y sobrada calidad técnica y artística no es todo lo conocida que debería entre los fans del género, tampoco es que sea una rareza pero no tiene quizás la atención que merece. A la cabeza tenemos a uno de mis actores favoritos, Guy Pierce, todo un monstruo actuando y versátil a tope. Comparte peso durante el metraje Robert Carlyle, otro gran actor que lo mismo esta de bien en una comedia que en un drama o una película de terror, y es que la forma de ponerlos los pelos de punta durante la huida inicial de 28 Semanas Después no es moco de pavo. El resto son también caras tan conocidas como David Arquette, Jeffrey Jones, Neil McDonough o Jeremy Davis, actor que se ganó a pulso mi odio eterno por su papel del subnormal de Uphan en Salvar Al Soldado Ryan. 


Notable su ambientación en esos parajes nevados, la soledad del fuerte donde cohabitan y la montaña con empinados desfiladeros que juegan con el vértigo y la cueva, repleta de restos humanos, forman una marco muy bueno para esta aventura sobre cobardes y monstruos, dando lugar a escenas muy tensas como la del precipicio, aunque también alguna por ahí con su toque cómico.  Y precisamente hablando del precipicio es en ese punto donde podemos escuchar la deliciosa e impactante pieza musical “Lets Go Kill That Bastard” que junto a otras que se pegan al oído como “Boyd's Journey” fueron compuestas por un músico al que admiro, Damon Albarn, conocido por sus grupos Gorillaz y Blur, hace aquí un trabajo difícil de describir por lo extraño en ocasiones, alejado de sus habituales pero de una calidad impresionante.

Así que ... a comer. 
TRAILER


La composición “Lets Go Kill That Bastard” por Damon Albarn





No hay comentarios:

Publicar un comentario