lunes, 27 de enero de 2014


EL VIGILANTE NOCTURNO


Titulo original: Nattevagten
Año: 1994
País: Dinamarca
Dirección: Ole Bornedal
Guion: Ole Bornedal
Reparto: Nikolaj Coster-Waldau, Sofie Gråbøl, Kim Bodnia, Ulf Pilgaard. 


El vigilante nocturno se encuentra entre esas películas como Psicosis o Funny Games donde tiempo después de su lanzamiento fueron remakeadas casi plano por plano unas veces por sus mismos directores y otras por unos nuevos. La que nos ocupa tuvo su versión americana concretamente cuatro años después con un interesantísimo reparto formado por Ewan McGregor,  Patricia Arquette, Josh Brolin, Nick Nolte y Brad Douriff, no obstante y como viene siendo habitual no alcanza la calidad de su predecesora.


Martin es un estudiante de derecho que harto de pedirle dinero a su madre busca un trabajo que le permita estar tranquilo mientras estudia unas horas. Ante la inminente jubilación del viejo guardia de la morgue local Martin decide aceptar ese trabajo ya que puede estar sentado la mayor parte del tiempo y con el silencio del lugar no le será difícil concentrarse. Al poco tiempo de llegar comienzan a sucederse noticias sobre un asesino que despelleja a sus víctimas como seña de identidad  mientras que además en la morgue Martin advierte que algo no va bien, ruidos extraños y la sensación de que alguien se pasea por el interior a sus anchas.
Con estos ingredientes Bornedal presenta un thriller de lo más completo y eficiente, bastante oscuro a ratos y con una ligera pincelada de humor bien medida e intercalada muy de fondo. Una de las razones por la que lo veo superior a la versión americana es el aire europeo, marcado en escenas como la de la puta en su apartamento que llega a recordar de algún modo a los viejos giallos italianos además de dar una sensación de frialdad mayor al no ver tanta cara conocida ni tantos elementos recurrentes de la cultura pop americana.


Destacar por supuesto el escenario principal  que es la morgue, opresivo y malrollero sobre todo cuando se queda vacío, creando una gran atmósfera. La primera mitad el miedo de Martin es el propio lugar, miedo a doblar la esquina, miedo a la sala donde se guardan los cuerpos y a los ruidos, pero después con los asesinatos tocándole más de cerca y sintiendo como una mano negra trata de incriminarle nota como sus miedos se vuelven más reales y van más allá  de las paredes de su lugar de trabajo. Ayuda mucho también que Martin se aun personaje bien montado y realista tal como demuestra a lo largo de varias situaciones durante el film, desde las más cotidianas como estar en el bar a tener tanto miedo y tanta paranoia que duda hasta de sus amigos.


Pero un buen personaje no se suple solo y necesita detrás un actor que de la talla, en este caso Nicolaj Coster, y aquí tengo que decir algo, yo solo le he visto además de aquí en Juego de tronos, serie que detesto profundamente y la lamentable película Mama. Pero resulta que mientras visionaba ese pedazo de mierda sobre fantasmas producido por Guillemo Del Toro estaba pensando en cómo podían haber aceptado los papeles Jessica Chastain y Nicolaj Coster, más que nada por que independientemente de que me estaba pareciendo otra basura de fantasmas de los años 2000 ellos dos lo hacían verdaderamente bien y se veía que eran un par de buenísimos actores.

Así que nada más sobre este thriller cargado de tan buen suspense y atmósfera, hago hincapié en que al igual que otras películas europeas como Déjame Entrar veáis mejor sus versiones originales y no los remakes americanos.
Como curiosidad, en la escena del bar aparece brevemente el actor danés  Ulrich Thomsen,  quien da vida hoy en día a Kai Proctor en la serie Banshee, para un servidor el mejor villano que tenemos ahora mismo en una serie sin cerrar. 

TRAILER




viernes, 17 de enero de 2014


RAZE


Titulo original: Raze
Año: 2013
País: USA
Dirección: Josh C Waller
Guion: Robert Beaucage
Reparto: Zoë Bell, Rachel Nichols, Rebecca Marshall, Doug Jones, Bruce Thomas.


Tercera entrada de la semana, algo cuanto menos curioso al estar veces sin escribir un mes, pero aquí estamos así que let's fucking roll.
Raze es una pequeña y humilde pero resultona película que le sirve como carta de presentación al tal Josh C. Waller. La premisa es simple, un grupo de mujeres son encerradas en un bloque de celdas anexo a un pit de lucha. Monitorizadas en todo momento para deleite de unos sádicos de la alta sociedad deberán enfrentarse sin más armas que sus cuerpos y sus instintos de supervivencia cada vez más moldeados por la locura que supone estar aisladas con la única información de que si pierden, sus familias serán asesinadas.


Aquí no hay alardes de originalidad en el guión, no hay complicadas subtramas ni segundas lecturas. Hay crudeza, explicitura (Valiente mierda de palabra me acabo de inventar) y afán de supervivencia pateando cualquier amenaza que pueda cruzar la puerta de la arena donde aguardan nuestras chicas. Waller realiza por tanto una película directa y brutalmente honesta, bien rodada y haciendo especial hincapié en los combates. Podemos ver algunos movimientos característicos de diversas artes marciales, sobre todo en algunas patadas y hasta asoma por ahí un bonito armbar de brazilian jiu jitsu (Uno de los deportes que practica un servidor). Pero no es una película de artes marciales, aun teniendo esos destellos las peleas de Raze se enfocan más bien desde el lado brutal y el instinto, agarrando la cabeza de la rival y estrellándola contra la pared, partiendo cuellos o hundiéndole los  pulgares en los ojos entre otras muchas lindezas.


Por lo tanto se puede decir que sus peleas son realmente buenas, esto no es Invicto 2 con Scott Adkins dando volteretas y patadas triples en el aire pero en lo suyo sin duda son unas peleas cojonudas igualmente. Otro acierto de agradecer y más en estos tiempos que corren ha sido el no cortarse con la violencia y la sangre, teniendo varias escenas de hecho bastante generosas. El desempeño de Zoe Bell como Sabrina, la presionada protagonista, es perfectamente aceptable y más  teniendo en cuenta que se trataba de una especialista y doble de riesgo hasta que hace pocos años Tarantino la fichó para Death Proof abriéndole un poco las puertas del lado de la actuación. También perteneciente al casting de Death Proof aparece Tracie Thoms. Aunque para mí el personaje más carismático ha sido sin duda Phoebe, interpretado por un tal Rebbeca Marshall, guapísima actriz que da vida a una chica desequilibrada, cruel y salvaje. El punto negativo aunque sin serlo tanto en la valoración global recae sobre los actores masculinos, el veterano bicho palo Doug Jones y Bruce Thomas, que aunque no actúan mal sus personajes de villanos estereotipados no han sabido tener el carisma suficiente.  
Tras ver el poster con aire a Xploit setentero puede decirse que he echado de menos alguna escena de tetas o folleteo para poner la guinda al pastel pero se perdona, Raze es violenta, directa y concisa, algo así como un buen puñetazo lanzado con rabia contra la cara.
Y creedme cuando os digo que los golpes de esta película son tan crudos que parecen estar dándose justo al lado de vosotros. 

TRAILER



lunes, 13 de enero de 2014


THE WANDERERS



Titulo original: The Wanderers
Año: 1979
País: USA
Dirección: Philip Kauffman
Guión: Philip y Rose Kauffman
Reparto: Ken Whal, John Friedrich, Tony Ganios, Karen Allen.

En 1979 se estrenó la película de pandillas y bandas por antonomasia, The Warriors, una de mis películas favoritas y de bastante gente que conozco, joder no es para menos. La cosa es que ese mismo año hubo otra película interesantísima con una temática similar y que quizá por esa proximidad temporal quedó bastante tapada. Hablo de The Wanderers, conocida también como Las Pandillas Del Bronx.  


Hay ciertos paralelismos entre ambas como la fecha de estreno,las bandas, Nueva York o que están basadas en novelas. Pero hasta ahí, The Wanderers tiene un aire más cercano a las producciones de la década de los sesenta en la que además se desarrolla. Hasta podría decirse que se trata de un West Side Story violento y repleto de hostias. En las calles del Bronx cohabitan un gran número de pandillas, entre ellas una de las que destacan son los Wanderers, formada por chavales italoamericanos que tras el instituto salen a realizar actividades de lo más entretenidas como pelearse o ir a meter mano a las chavalas. Estos tienen siempre problemas con otras bandas como los cabezas rapadas  y los negros, pero eso es algo cabe esperar, al fin y al cabo es su modo de vida, por lo que cuando otro tipo de problemas entran en sus vidas quizá no sean tan chulos ni tan listos como ellos se creen.  


Desde siempre me fascina este tipo de cine, cualquiera que se haya criado en el típico barrio donde se salía a la calle por la tarde y los chavales nos mezclábamos para pasar el rato sabe lo que era cuando gilipollas de otra calle querían problemas y se organizaba alguna tangana. Yo mismo recuerdo una bastante surrealista donde en vez de puñetazos llovieron cientos de manzanas, y por experiencia propia os puedo decir que bien lanzadas dolían bastante más que muchos puñetazos, tengo grabado como a un colega la daban tal manzanazo en los cojones que yo pensé que no se levantaba más. Ahora los tiempos han cambiado (Como bien dice "Bob Dylan" casi al final de la película), los chavales hasta que no empiezan a salir de fiesta o trabajar no hacen lo que hacíamos nosotros, no se relacionan, no se donde quedó ya lo de salir después de terminar los deberes y holgazanear por el barrio o calle tocando un poco los cojones y viviendo mil aventuras, coño yo soy aficionado a los videojuegos y las nuevas tecnologías pero los chavalines de hoy se pasan la puta tarde en casa con la mierda del Smartphone y similares, ya no los ves en los parques ni en ningún sitio.


Volviendo a nuestros protagonistas es fácil empatizar con algunos de ellos, todos tenemos a un colega o conocido que es parecido a alguno de ellos. Lo cierto es que los actores que les dan vida no son muy conocidos salvo Karen Allen, quien acompañó pocos años después a Harrison Ford en la apoteósica primera entrega de Indiana Jones. Aun así cumplen sobradamente bajo la aceptable dirección de Philip Kauffman, el cual tiene algunos títulos destacables en su filmografía. Kauffman hace adecuadamente su trabajo trasladándonos a los bajos fondos del Nueva York y manejando bien a sus personajes y sus conflictos. Cada uno tiene sus propios problemas y lejos de las acciones de la banda como colectivo, sufren por separado una evolución producto de temas dispares como embarazos, problemas familiares o muertes. Destacaría también las peleas, bien rodadas en una época donde aún era un aspecto que pinchaba y también la banda sonora  que cuenta con algunos grandes éxitos de artistas como el Stand by me de Ben E. King o la famosa  Times they are a-changin de Bob Dylan, protagonizando esta última canción una gran escena que es mejor no desvelar por lo curioso aunque no importante de ella, quizá una de las mejores escenas junto con la del presiente Kennedy en televisión.

The Warriors sigue siendo la Diosa de las películas sobre pandillas, pero eso no quita que otras como The Wandereres sean perfectamente disfrutables. Mucho greaser, colegeo, batallas campales y mas mensaje y contenido del que puede parecer en un principio. 

TRAILER