viernes, 30 de mayo de 2014


AL FILO DEL MAÑANA


Titulo Original: Edge Of Tomorrow
Año: 2014
País: Estados Unidos
Dirección: Doug Liman
Guion: Chris McQuarry, Jez Butherworth y John-Henry Butterworth
Reparto: Tom Cruise, Emily Blunt, Bill Paxton, Brendan Gleeson.

Basada en una novela/manga japones llamada All You Need Is Kill, que también era su primer título, este fin de semana nos ha llegado Al filo del mañana, la nueva propuesta de ciencia ficción.
Desde un principio había estado viendo cosas que me pintaban bien, luego tráiler me confirmo que no podía ser mala. Pero había un problema, uno bastante grande (Aunque no en altura precisamente) y ese problema se llama Tom Cruise. Personalmente es una de esas personas que sin ninguna razón aparente me caen mal, igual que Denzel Whasington, pero dejando de lado al afroamericano que siempre hace el mismo papel por muy diferente que parezca el registro, Tom Cruise ha tenido ciertos papeles en los que he podido separar al actor del personaje, lo cual habla muy bien de su desempeño.  Además, si el argumento de la película es que un hombre muere todos los días para despertar el día anterior  es cuento menos apetecible verlo recibir una muerte tras otra. 


La historia nos adelanta hasta un futuro cercano donde una raza alienígena inteligente y muy dura está tomando el mundo . Un comandante cobarde y charlatán llamando William Cage, que nunca ha pisado un campo de batalla es obligado a unirse al pelotón del sargento Farell, con la misión de penetrar las líneas enemigas y tomar una playa que parece imposible. Tras morir rápidamente al aterrizar Cage descubre que siempre vuelve al mismo punto del día anterior, experimentando este bucle infinidad de veces entiende que cada vez tiene más experiencia y conocimiento de la situación, ahora con la ayuda de una soldado legendaria conocida como Full Metal Bitch su misión es clara, ganar la puta guerra.  
Es este punto, lo del bucle, lo que aporta un toque original a este film de ciencia ficción que de no ser por ello podría parecer  simplemente otra de guerras futuristas. Ese detalle permite al guion jugar con la película de una forma original y poco vista siempre que excluyamos las películas sobre viajes temporales. Durante buena parte del metraje se abusa de la habilidad de Cage para el respawn aunque lejos de caer en la pesadez o lo repetitivo, lo variado de sus reacciones mostradas ante el aprendizaje de haber muerto en puntos anteriores de la historia brindan momentos de adrenalina pura y también humor.  


Su problema reside en que al igual que viene siendo habitual en las superproducciones actuales, el diseño de los aliens,el tramo final que  flojea un poco respecto al resto y sobre todo falta violencia, pero ya no es que sea pedirla por pedirla, hace falta, es decir coño, estamos en una puta guerra donde el mismo tío muere de mil formas distintas y solo le vemos un poco de sangre y mierda en la cara casi al final. Es la guerra cabrones, queremos sesos, vísceras, putos huesos asomando fuera de las piernas, ojos reventados, cabezas abiertas con un cerebro humeante descendiendo por las mejillas del soldado que solo quería volver a casa y ver a su chica recién parida. Mismamente un film reciente y que en cierto modo recuerda estéticamente por los trajes es Elysium, no es que fuera una película sangrienta pero al menos veíamos una cabeza reventar de un granadazo. Y otra a la que también recuerda, esta vez por la batalla campal es Starship Troopers, esta película con el nivel de violencia de Starship Troopers sería la rehostia, pero claro, los niñitos hoy en día son unas mariconas al igual que sus papis. Ojo, tampoco quiero alarmar, que no es que ofenda ni que maten a los aliens lanzándoles flores, esta es una queja al sistema actual en general.


Además de una propuesta medianamente original también voy a destacar la estética, me encantan estas parafernalias futuristas pero no exageradas, los trajes, vehículos militares estilo Gears Of War y armas pesadas de las que hacen ruido. También su gran ritmo, jamás se queda demasiado tiempo sin pasar gran cosa. Me choca que esté competentemente rodada al tener tras las cámaras al director de bodrios como Sr y Sra Smith o esa mediocre película de la saga cuyo éxito nunca entenderé que es Bourne. Y Tom, mi viejo amigo Tom ¿Qué decir de Tom? Poca cosa, me ha caído bien el jodido esta vez, algo así como cuando hizo de Les Grossman en la divertidísima Tropic Thunder, ademas acaba de convertirse en el actor que mas veces ha muerto en pantalla, y en solo una película, cosa jodida de superar. Aportan el toque femenino correctamente  Emily Blunt y en menor medida la mujer de Tom Hardy cuyo nombre no recuerdo, pero los mas cracks sin duda aquí son Bill Paxton (Todos queremos a Bill) y Brendan Gleeson, haciendo parecer que no puede con los cojones, aunque a lo mejor es que esta de verdad así pero toquemos madera porque la última vez que dije eso  fue de James Gandolfini en Mátalos Suavemente y a los pocos meses moría el pobre hombre.



¡Ah coño se me olvidada! Por una vez que haya un tío y una tía no significa que caiga en la puta pastelada. Love me again ...

TRAILER


miércoles, 14 de mayo de 2014


RAVENOUS


Titulo Original: Ravenous
Año: 1999
País: Reino Unido
Dirección: Antonia Bird
Guion: Ted Griffin
Reparto: Guy Pierce, Robert Carlyle, David Arquette, Neil McDonough, Jeremy Davis y Jeffrey Jones.


El que lucha con monstruos debe tener cuidado de no convertirse el mismo en monstruo. 
No, no me he vuelto loco y me ha dado por parafrasear a Friedrich Nietzsche en un intento de quedar como un puto cultureta de palo, pero esta frase acuñada por él se presenta al inicio de Ravenous y francamente es muy cierta.
Estamos  en 1847, durante la guerra entre los Estados Unidos y México el capitán John Boyd logra tomar la base enemiga él solo, aunque lejos de hacerlo en modo héroe lo logra debido a  una mezcla de cobardía y suerte. Tras esto los altos mandos decide enviarle a un apartado fuerte en las cordilleras nevadas de California con el fin de mantener a semejante vergüenza de ser humano lo más lejos posible. Una noche aparece un tipo medio muerto llamado Colqhoun relatando que su grupo quedo atrapado en una cueva tras una avalancha hace tres meses y que pudieron solamente sobrevivir gracias al canibalismo pero que en la cueva aún quedaba dos personas, un hombre  y una mujer que deben ser destacados a la mayor brevedad. Montan una partida y se ponen rumbo a la cueva guiados por Colqhoun, aunque  Boyd no tarda en advertir que el tipo es demasiado extraño y algo no termina de encajar en la historia.


Si bien en principio puede parecer que estamos ante un weird western, o un western atípico, lo que realmente tenemos delante es una película de terror, genero fantástico puro y duro enmarcado dentro del subgénero “Canibalismo”  o más exactamente y aunque me estoy inventando el subgénero “Canibalismo sobrenatural”.

Se nos presenta aquí una de las variantes del mito  del wendigo, arraigado mayormente a las tribus americanas. Aunque no es uno de esos films donde el wendigo es representado un monstruo horrible que habita en los bosques sino en forma del propio ser humano equipado con poderes ligeros sobrenaturales como curación y resistencia anormal. Cuentan los indios que esto se da en algunas ocasiones cuando un ser humano se come a otro en el interior del bosque, dicen que absorbe y espíritu y su fuerza, teniendo cada vez un hambre más voraz que no puede detenerse, transformando al que fue una persona en un demonio antropófago. Como todas las leyendas, esto parece tener una base real que no es otra que los supuestos casos de canibalismo acontecidos entre los pueblos indios para sobrevivir a las hambrunas de los inviernos más fríos.   



De rodaje complicado, incluso abandonó su primer director antes de entrar la inglesa y recientemente fallecida Antonia Bird, Ravenous es una de esas películas que pese a contar con un reparto conocido y sobrada calidad técnica y artística no es todo lo conocida que debería entre los fans del género, tampoco es que sea una rareza pero no tiene quizás la atención que merece. A la cabeza tenemos a uno de mis actores favoritos, Guy Pierce, todo un monstruo actuando y versátil a tope. Comparte peso durante el metraje Robert Carlyle, otro gran actor que lo mismo esta de bien en una comedia que en un drama o una película de terror, y es que la forma de ponerlos los pelos de punta durante la huida inicial de 28 Semanas Después no es moco de pavo. El resto son también caras tan conocidas como David Arquette, Jeffrey Jones, Neil McDonough o Jeremy Davis, actor que se ganó a pulso mi odio eterno por su papel del subnormal de Uphan en Salvar Al Soldado Ryan. 


Notable su ambientación en esos parajes nevados, la soledad del fuerte donde cohabitan y la montaña con empinados desfiladeros que juegan con el vértigo y la cueva, repleta de restos humanos, forman una marco muy bueno para esta aventura sobre cobardes y monstruos, dando lugar a escenas muy tensas como la del precipicio, aunque también alguna por ahí con su toque cómico.  Y precisamente hablando del precipicio es en ese punto donde podemos escuchar la deliciosa e impactante pieza musical “Lets Go Kill That Bastard” que junto a otras que se pegan al oído como “Boyd's Journey” fueron compuestas por un músico al que admiro, Damon Albarn, conocido por sus grupos Gorillaz y Blur, hace aquí un trabajo difícil de describir por lo extraño en ocasiones, alejado de sus habituales pero de una calidad impresionante.

Así que ... a comer. 
TRAILER


La composición “Lets Go Kill That Bastard” por Damon Albarn





domingo, 4 de mayo de 2014


WOLF CREEK 2


Titulo original: Wolf Creek 2
Año: 2013
País: Australia
Dirección: Greg Mclean
Guion: Greg Mclean y Aaron Sterns
Reparto: John Jarratt, Ryan Corr, Shannon Ashlyn, Philippe Klaus

Primera vez que en este mi blog voy a hablar sobre una película australiana, y no es porque no las haya buenas, que las hay sublimes, es simplemente porque no ha coincidido. También es la primera vez que dedico una entrada a una secuela pero esta película lo merece y paso a decir el por qué.


Corría el año 2005 o 2006 el día que varios amigos, la mitad ahora ex amigos, cosas de la vida,  acudimos al cine a ver la primera parte de Wolf Creek atraídos por alguna razón que no recuerdo, posiblemente que no había otra cosa interesante. Lo que si recuerdo es que salvo nosotros solo había en la sala una pareja caliente en la última fila que cuando se aburrieron empezaron a follar (True Story eh, ojo). Salimos de allí al terminar con las opiniones bastante divididas entre nosotros, a mí personalmente la película no me había gustado casi nada, y es la impresión que aun guardo hasta hoy ya que nunca he decidido darle otra oportunidad. Sabemos que a veces pasa que una peli te entra a la segunda vez. Pero con eso me quede, con un film aburrido, lento, sin chicha ni cuando la acción arranca y que encima no era ni violento. Razón por la cual no sabía si ver esta segunda parte, pero el aburrimiento de un domingo de resaca nos hace actual impredeciblemente.


El argumento de esta nueva entrega es exactamente el mismo que el de la anterior, unos mochileros que viajan a dedo por Australia se dirigen a ver el cráter de Wolf Creek cuando  por el camino aparece el psicópata Mick Taylor. Un argumento sencillo pero también un lienzo perfecto para desarrollar un slasher/Survival. Mclean a la hora de meternos en situación ha creado un psicópata inspirado en Ivan Milat, quien asesinó a un montón de mochileros en Australia durante los años noventa, fusilándolos, apuñalándolos y hasta decapitándolos. Pues bien, si el asesino no me dijo nada en la soporífera primera parte en esta me ha encantado, y ayuda que John Jarratt haga una actuación de cagarse, pero de cagarse, a este hombre digo en serio que le ponen un papel en alguna bazofia de las que ganan osars y  lo nominan a mejor secundario. Un ACTORAZO. Por lo visto a Tarantino le impresiono tanto en la primera que le dio un pequeño papel en Django.


El resto del reparto, encabezado por Ryan Corr no se queda muy atrás especialmente la alemana que se asusta como nadie en las escenas tensas y truculentas, algo muy a tener en cuenta en este subgénero.  Mclean ha sabido rodearse de un gran elenco de actores. Dirige además de forma muy competente mostrándonos los imponentes parajes Australianos en toda si inmensidad, sobre todo el cráter de Wolf Creek, lugar donde dan ganas de estar tumbado con una cerveza bien fría. Y claro está, se le perdona lo pretencioso y aburrido de su opera primera ya que con esta y la superdisfrutable El territorio de la bestia (Rogue) que era cine de cocodrilos asesinos bien hecho se ha ganado mi respeto. Es como si alguien como yo le hubiera dicho “Hey tío de las antípodas, queremos más movimiento”  Wolf Creek 2 no da tregua ni aburre nunca, es una montaña rusa con momentos mejores y otros peores que ni va de menos a más ni de más a menos.


Hay en varias escenas reminiscencias claras al cine de Spielberg, palpables en un momento que nos retrotrae a El diablo sobre ruedas (Duel) y otro a Indiana Jones. También esas carreteras polvorientas de Australia recuerdan inevitablemente a esa obra maestra llamada Mad Max.    Y hasta un breve plano  con un caballo espaldas al atardecer amarillento que si no es un calco intencionado al cowboy de Marlboro que vengan y me cuelguen de las pelotas.
Así que un consejo, nunca juzguéis una secuela,  ni aunque sea de una película que no os gusta porque luego pasan cosas así. Con la escasez de slasher y survival de calidad que hay Wolf Creek 2 es un rayo de luz en medio de un día nublado, la primera película de este subgénero que me gusta desde Hatchet 3 y eso que ya tiene más de un año, cosas de que este tipo de producciones estén de capa caída. Casi todo es bueno, La dirección, los actores, el desarrollo y la brutalidad, no escatima en violencia y la escena de la decapitación además de brutal es la más realista que recuerdo. ¿Puntos negativos? En un par de momentos usan efectos digitales, cosa que hay que detestar.
Es una secuela si, de una película que era un puto plomo si ¿pero sabéis que? Es una de las mejores películas de terror del año. 
Y pobres canguros ... 

TRAILER