viernes, 4 de julio de 2014


OPEN WINDOWS


Titulo original: Open Windows
Año: 2014
País: España
Dirección: Nacho Vigalondo
Guion: Nacho Vigalondo
Reparto: Elijah Wood, Sasha Grey, Neil Maskell, Adam Quintero.

Desde que en 2003 saltó al ruedo nominado al óscar con su cortometraje 7:35 de la mañana, Nacho Vigalondo se ha mantenido  visible en el panorama del cine español, primero con cortos  y posteriormente con su opera prima, la muy interesante Los Cronocrímenes, a la que siguió la también interesante pero muy decepcionante Extraterrestre. Tras varios años de gestación vuelve a escribir y dirigir la que es su tercera película y primera rodada en inglés, Open Windows, un thriller en tiempo real que pivota sobre las nuevas tecnologías para mostrar el viejo juego del gato y el ratón.  


Jill Goddard (Sash Grey) es una de las actrices del momento, tiene éxito y millones de fans que no se pierden una de sus películas, uno de esos fans, Nick (Elijah Wood), gana una cena con ella, aunque su felicidad dura poco, justo hasta que Goddard, caprichosa y cabrona como ella sola decide cancelarla. De pronto un misterioso personaje llamado Chrod se pone en contacto con Nick a través de su ordenador portátil, poco a poco va cogiéndole por los cojones con el pretexto de espiar a su estrella favorita hasta el punto de meterle en un frenético entramado que escapa a cualquier entendimiento inicial. 


Estos elementos gatoratoniles de buscar, encontrar y a la vez resolver que ya encontramos en gran número de thrillers desde la época de Hitchcock hasta el presente nos son narrados a través de ventanas de ordenador y smartphones, imprimiendo un notable ritmo constante durante el cual hay que estar a todo un poco. Escenas donde varias acciones se suceden a la vez en varias ventanas o el fregao donde Nick se ve metido (Repito en tiempo real) hacen que no queremos ni podemos perdernos un segundo de un metraje de hora y media que originalmente dura nada menos que siete horas según el propio Vigalondo. Y es que el trabajo que hay detrás es encomiable, su resultón montaje es trabajo de no pocas horas  y desde luego planificación casi milimétrica.   


Para mi Vigalondo sabe muy bien lo que hace como director y guionista de sus propias películas, algo que debería ser lógico pero que no siempre se cumple, detrás del interesante guion había una duda que me comía según avanzaba, y era el final, ya que casi siempre alguna de las posibilidades que barajas en tu cabeza termina siendo  el final que te comes. Me alegra decir que aquí aunque se pueden acertar ciertos matices el final, esa cosa que puede arruinar por completo una película e cuestión de minutos,  es original, puede gustar más o menos pero es original (De tres amigos que fuimos solo a uno no le gustó demasiado).


Cabe decir que sería bueno no malinterpretar el título, que se llame ventanas abiertas en español no quiere decir que vallamos a ver abierta de patas a Sasha Grey, conocida por haber sido hasta su retiro hace poco una de las más famosas actrices porno del panorama. Aunque ya habíamos podido verla en varias películas alejadas de lo que yo considero decente como The Girlfriend Experience, I Melt With You o la decepcionante, que yo esperaba pasable Would You Rather (Donde lo mejor era su papel de zorra sádica) es aquí donde obtiene su mejor papel hasta el momento, la chica lo hace bien y ni siquiera voy a entrar en el tema de que antes se dedicara al porno porque sinceramente no creo que haya ni que justificarlo. Elijah Wood en su línea, un actor que lleva en esto desde niño y que pese a que muchos se empeñen en que esta encasillado como Frodo lleva muchos años demostrando ser un gran y versátil actor. Neil Maskell, alabado por muchos últimamente como villano en la serie Utopía completa el trio principal, que navega entre cameos de amiguetes del director tales como Raul Cimas, Michelle Jenner o Carlos Areces.
Aunque tiene su momentánea ración de tetas no es una película fuerte ni dura, no hay sexo ni violencia explícita pese a que el maníaco a lo mejor debería en ese sentido haber ido un poco más allá. Solo un buen thriller tecnológico que hace pasar hora y media agradable y que recomiendo ir a ver este mes cualquier día que haga mala tarde de playa.
Todo esto hace que globalmente sea un film no perfecto pero sí bastante bueno. Rápido, efectista y sin excesos, cosa que viene tan bien como cuando se da el caso opuesto, simplemente se trata de la preferencia para ese día.
Seguiré interesadísimo en lo que nos quiera contar Nacho Vigalondo, un tío con talento y que aquí no se valora como se deberíaEste mismo año podremos ver su segmento en la tercera parte de la saga VHS, donde se enfocará esta vez al terror, y tras esto espero que se confirme lo que Mark Millar (Guinista del comic Kick Ass) comentó hace un tiempo. Vigalondo dirigiendo la adaptación de su cómic Supercrocks, eso sería la hostia.

TRAILER