sábado, 26 de diciembre de 2015



TOP 10  2015

(Pinchar para aumentar)



Termina otro año y como vengo haciendo desde hace unos cuantos toca hacer balance y elegir mis diez favoritas, esas diez que por u motivo u otro creo que deberías ver si eres persona y por que en fin, si eres lector de este nuestro blog digo yo que algún interés tendrás en mis opiniones.
Lógicamente no ha visto todas las películas del año (Ni ganas) y lo mas probable es que esté perdiéndome cosas buenas que con suerte caigan mas adelante. Procedo pues a comentar brevemente el porque de cada una de las elecciones de este 2015. Como siempre no hay un orden especifico salvo con la primera. 


Mad Max Fury Road: Poco hay que no se haya dicho ya. Una de esas rara avis donde se da la unanimidad entre critica y publico. Soy demasiado fan de la saga original y si bien cuando este proyecto empezó a sonar hace años no le di todo el crédito del mundo al final la comida de uñas era monumental. No volvía Mel pero volvía George Miller, el único e inigualable, el hombre que lo mismo hacia algunas de las mejores películas de acción jamas vistas como hacia  Babe El Cerdito Valiente. La edad no pudo borrar un ápice de su personalidad y este antiguo medico recuperó toda la esencia original para regalarnos una de las mejores películas de acción jamas hechas, cosa que hoy en día es triplemente difícil y que salvo la saga The Raid poco hay a la altura de lo que el genero fue. ¿Que decir de Tom Hardy? El mejor actor del panorama actual, y eso que aquí apenas gruñe y dice cuatro frases pero que coño, de no ser Mel no se me ocurre a nadie mas cabrón. 

PD: Mucho han comentado los detractores que este Max apenas habla, lo que me lleva a pensar que o bien no conocen al personaje o bien son gilipollas y hablan por hablar. La cosa es que Di Caprio suena para el Oscar por The Revenant (En la que está también Hardy) y no deja de ser paradójico que se limita a ser el mismo personaje, un tío muy duro que articula cuatro palabras y gruñe mucho.


Turbo Kid:  Tope Synthwave, un viaje nostálgico por la década mágica de los ochenta con un mimo y una calidad que hasta ahora ningún proyecto cinematográfico había logrado (No, Kung Fury no cuenta). Como comenté en mi critica una suerte de cruce entre Mad Max y los Bicivoladores con litros de gore pero un poderosa aroma a buen rollo y calidez que no desentona para nada en la mezcla. Cosa de sus personajes. Y que pedazo de banda sonora, verdaderamente acorde con la película.  Tan humilde como poderosa.


Kingsman:  Adaptación del cómic de Mark Millar, que ya es todo un experto en parir ideas con enorme potencial para ser llevadas al cine. Me gustó bastante mas que el cómic y creo que los cambios son llevados a mejor salvo el mas gordo de todos, el cual acontece en la recta final y hubiera sido simplemente sublime haberlo hecho así.  En fin, no se puede tener todo. Vaughn vuelve a sacársela como con Kick Ass, realizando una macarrada estilosa del tipo que quieres volver a ver muchas veces gracias a sus impecables secuencias de acción plagas de humor irreverente.


We Are Still Here: Una pequeña película de terror que ha estado bastante tapada mas allá de los círculos de quienes se mueven en el genero, y tal vez sea porque fuera de estos no tiene mucha cabida al estar pensada de entrada para el sector que se ha nutrido sobre todo del terror italiano de los setenta y ochenta. Reminiscencias al maestro Fulci y devoción por el trabajo del inconmensurable Dardano Sacchetti. Suspense reflejado en los ojos de Barbara Crampton y un tramo final para enmarcar. Un caramelo para el sector mentado.


It Follows: Aclamada como la mejor película de terror del año, lo cual es nada al no haber salido apenas nada destacable. Pero lejos de esto resuelta que todos los elogios para el film del cuasi debutante David Robert Mitchell son pocos. Estamos ante la mejor película del genero en años, entre tanta morralla clónica con fantamiscos hechos por CGI y sustos de subir el volumen se agradece que alguien traiga algo cuya principal baza es la atmósfera y encima pegue fuerte. No es perfecta, pero es muy buena.


Bone Tomahawk: Joder, si ver a Kurt Rusell siempre es un gustazo como pocos verle en un western con tintes de genero fantástico lo es todavía mas.  Me atrevería a decir que es la película con mejor reparto del año, no por nivel, que Rusell y Wilson lo tienen sobradamente, sino porque tanto ellos como Richard Jenkins y Matthew Fox parecen haber nacido para sus papeles. Todos lo clavan. Peca un poco de larga pero se sobrelleva gracias a que prácticamente todo en ella es cojonudo. Un debut por todo lo alto.


Ex Machina: Me gusta la ciencia ficción, lo que escribe Alex Garland y creo que Oscar Isaac es uno de los mejores actuales, ¿entonces por que no me atraía para nada Ex Machina? pues y yo que coño se. El caso es que finalmente me animé a ver lo que había hecho el responsable de los libretos de La Paya y 28 Días Después y el resultado fue muy satisfactorio. Un film bien hecho, que trabaja adecuadamente todos los campos de su realización haciendo especial hincapié en   ser una película de puro guión, sin artificios. Da que pensar, es ciencia ficción de calidad  pero le falta un algo para ser brillante.


Chappie: Tercera película de Blomkamp, tercera incursión en la ciencia ficción y tercera vez que me cautiva. Esperaba ver que hace con Alien pero parece ser que se ha caído de la nueva entrega. Si queremos entender el cine de ciencia ficción a tres niveles Chappie andaría en el medio,  no se pone muy metafísica como Ex Machina  pero tampoco es solo puro palomiteo como el episodio VII de JJ Abrams que por cierto me ha parecido bastante digna sin ser un peliculón. Ventajas de ser lo que esperaba.


Un Día Perfecto: Fernando León De Aranoa se rodea de un reparto internacional y le echa valor con un proyecto diferente, alejado de aquel válido drama urbano llamado Barrio sobre chavales con problemas a los que daba ganas de ostiar a cada escena. Esta vez estamos en el conflicto de los Balcanes y algo tan aparentemente sencillo como sacar un cadáver de un pozo con una cuerda termina siendo una pequeña odisea. Siendo como fue aquella una guerra con algunos de los peores acto de crueldad jamas vistos la cosa no va por ahí, si buscas lo gráfico y explicito  no es tu película, pero si quieres ver una historia bien narrada, con tiempo para el drama y también para el humor es  de obligada visión.


Sicario: Villeneuve no deja de gustar y sorprender, comenzó a hacerse un nombre con Prisioneros, film al que a mi juicio su duración le juega una muy mala pasada, y continuó con Enemy, una historia tan distinta de la anterior como la noche y el día. Golpea ahora con Sicario, enmarcada en la guerra contra el narcotráfico. Sobria, pausada y muy realista en su desarrollo Sicario no es para todo el mundo pero tampoco resta merito a su inmensa calidad. 




domingo, 15 de noviembre de 2015


THE  BOONDOCK SAINTS


Titulo original: The Boondock Saints
Año: 1999
País: Estados Unidos
Dirección: Troy Duffy
Guión: Troy Duffy
Reparto: Sean Patrick Flanery, Norman Reedus, Willem Dafoe, David Della Rocco, Bill Conolly. 

Da gusto echar mano a la estantería y revisar una de esas películas que ves cada cierto tiempo y que siguen llenándote tanto como el primer día. Y recuerdo bien aquella primera vez que vi  The Boondock Saints, algo así como Los Ángeles Del Quinto Pino y que aquí se llamó simplemente Los Elegidos. Era en esencia otra historia de justicieros urbanos, de héroes del pueblo y delincuentes a ojos de las autoridades (Aunque aquí se rompe en cierta manera esto ultimo). El caso es que en aquel tiempo me cautivó, a mi que siempre había sido fan  de la figura de El Castigador o Paul Kersey, el justiciero encarnado por el legendario Charles Bronson del que también se hace una entrañable coña en este film. 


Los hermanos Connor y Murphy McManus son un par de vecinos de Boston como tantos otros, honrados trabajadores que siempre andan de buen humor y caer bien a la gente, algo que trasciende hasta el espectador en apenas un par de minutos. Un día, mientras celebran San Patricio, el dueño de su tasca favorita informa a los parroquianos de que debe chapar el negocio debido a las presiones de la mafia Rusa que trata de despejar la zona de cara a intereses de terceros que buscan construir edificios. Esto lleva a una pelea tras la cual varios matones terminan muertos y sus ejecutores, los hermanos McManus, convertidos en una suerte de héroes que tras una epifanía toman la misión de erradicar la maldad que azota en cada rincón. 


La limpieza de los McManus convertidos en los temibles ejecutores de las manos tatuadas con el ya mítico veritas (verdad) aequitas  (justicia) es seguida de cerca por nuestro querido y siempre competente Williem Dafoe, quien interpreta a un detective gay que detesta a los gays, y eso es solo uno de los puntos de humor, en ocasiones negro, que impregna el metraje cuando lo permiten  sus set pieces de acción. Son una serie tiroteos nada desdeñables con sus giros, su cámara lenta y sus chorretones de sangre los que filma Troy Duffy, un tipo que jamás había rodado nada antes, y de hecho salvo la tardía secuela  de la propia película nada ha vuelto a hacer. 



Cuentan que Duffy escribió el guión de calentada tras presenciar cierto hecho en el bar donde trabajaba y sin experiencia alguna se puso manos a la obra logrando un guión que pasó por varias manos y que en principio iban a protagonizar Mark Whalberg y el entonces rompedor a causa de Blade Stephen Dorff. Finalmente tras salirse de negociaciones con Miramax, Franchise Pictures lanzó el film. Poco tiempo, casi nulo en cartelera y contadas salas de cine albergaron la proyección de una película que la critica no trató bien hasta que poco después hizo dinero con el mercado domestico  y el boca a boca hizo de The Boondock Saints la película de culto que es hoy y que por lo general gusta mucho mas que menos pese a no ser excesivamente conocida. 


Divertimiento de acción, colegueo y humor, obra de culto mas que merecido y buen exponente del cine de justicieros urbanos con dos héroes con la verdadera justicia  y la palabra de Dios por bandera en Boston como telón de fondo, y que aunque bien es cierto que fuera de sus fronteras hay ciertos  puntos que se escapan (Vale la pena investigar quien fue Kitty Genovese y a que viene a cuento lo de que de tanta culpa tiene el que mata como el que tira por la pata) tiene que ser disfrutada. ¿Respecto a su secuela? Pues si bien es cierto que ni es tan buena y que es tardía lo cierto es que merece mucho la pena, es como un caramelo para los incondicionales de la original y ya puestos no me disgustaría ver una tercera parte  para dar carpetazo. Tiroteando como a perros a unos cuantos fundamentalistas islámicos estaría de puta madre.  
Por cierto la pieza central de su banda sonora, llamada The Blood Of Cú Chulainn no puede dejar se ser escuchada, y de paso leerse la historia de Chulainn tampoco, impresionante. 
Ah y para quienes se flipan tanto con Norman Reedus en TWD elevándolo a la categoría de semidios, el mola mucho si, pero por ser Murphy McManus, no por un gay reprimido ballesta al hombro en la peor adaptación jamás realizada de un cómic con permiso de la futura Predicador, como no de la misma cadena, la puta AMC. 

Catolicismo irlandés en forma de plomo. 


TRAILER


    

domingo, 25 de octubre de 2015


BONE TOMAHAWK


Titulo Original: Bone Tomahawk
Año: 2015
País: Estados Unidos
Dirección: S. Craig Zahler
Guión: S. Craig Zahler
Reparto: Kurt Rusell, Patrick Wilson, Richard Jenkins, Matthew Fox, Lili Simmons, David Arquette, Geno Segers, Kathryn Morris, Sid Haig, Michael Paré. 

Segunda entrada semanal y segunda entrada sobre simpáticos antropófagos, aunque esta vez cambiamos la tupida selva peruana por los caminos polvorientos del salvaje oeste. Concretamente nos encontramos en Bright Hope, una pequeña y tranquila localidad donde una noche el hierático sheriff Franklin Hunt encierra a un problemático forastero. Durante las horas siguientes la doctora que atendía al forastero así como el ayudante del sheriff desaparecen a manos de lo que han sido descritos como trogloditas, dando lugar a una partida comandada por Hunt y con el objeto de rescatar a los residentes. 


Este film nos retrotrae a algunas obras como la excelente Ravenous, comentada en este blog y que cuentan una y otra con la presencia de David Aquette, aunque sea estéticamente mas cercana a Los Cuatro De Apocalipsis, aquel espagueti western que dirigió il maestro Fulci allá por 1975. Podríamos yo creo catalogarla como weird western, algo por desgracia poco prodigado en el mundo del cine y que ha nutrido copiosamente al cómic pulp décadas atrás. 
  

El debutante Zahler, músico y escritor de novelas según la wikipedia, agarra un presupuesto que no nos engañemos, no es alto, e inteligentemente coloca como reclamo principal a Kurt Rusell, uno de los mas grandes del cine, un tipo que mola tanto que si la película ya de por si es buena con el resulta todavía mejor al sumar puntos de carisma. Curiosamente su personaje no destaca demasiado, logrando que nos caiga bien por el hecho de ser el, y por otro lado el personaje encarnado por Matthew Fox, quien menos me gusta del reparto, posee cierto carisma chulesco que le coloca a la cabeza de un grupo medio plano pero que por otra parte tampoco necesita ni pretende de matices rebuscados. 


Completan competentes Richard Jenkins, la hottie Lili Simmons de la brutal serie Banshee (También sale Geno Segers, Chayton Littlestone en la misma serie) y sobre todo Patrick Wilson como sufrido marido, un actor que me encanta por su absoluta versatilidad en todo tipo de tesituras y que este año ademas pertenece al reparto de la segunda temporada de Fargo, Pululan también caras conocidas con presencia de poco mas que cameo pero que se agradecen, como Sid Haig o Michael Paré. 
Puede que haya quien encuentre en sus dos horas y diez de metraje un defecto y yo mismo ando estos últimos años algo cansado de estas duraciones pero por otra parte quien sienta esto negativamente lo hará realmente a raíz de un ritmo lento. Pero cuidado, como siempre digo lento no es sinónimo de malo, simplemente son dos formas de desarrollar la historia. 
Es así como viene hecha, y lo tonto tenemos una de las mejores películas del año, un weird western polvoriento, bien rodado, que dosifica sabiamente  hasta alcanzar unos picos notables en unos momentos álgidos que no necesitan ni de música para conseguir el efecto de crispar al espectador.

TRAILER




domingo, 18 de octubre de 2015


THE GREEN INFERNO



Titulo Original: The Green Inferno
Año: 2013 (Estrenada ahora, pasada la mitad de 2015)
País: Estados Unidos
Dirección: Eli Roth
Guión: Eli Roth y Guillermo Amoedo
Reparto: Lorenza Izzo, Ariel Levy, Daryl Sabara, Nicolas Martinez, Kirby Bliss Blanton, Magda Apanowicz, Sky Ferreira, Aaron Burns.


Después de varios años de retraso, donde solo unos pocos habían podido podido degustarla en sendos festivales, nos llega finalmente The Green Inferno, tan jodidamente tarde que sale a la par que la película que Eli Roth dirigió posteriormente, Knock Knock.
No es ningún misterio que el director norteamericano ama ese subgénero de caníbales que se hizo ver allá por finales de los años setenta y principios de los ochenta, llegando a introducir a modo de cameo en Hostel al mismísimo Ruggero Deodato, responsable de la en su tiempo polémica  Holocausto Caníbal. 


Roth sigue el esquema clásico y nos ofrece lo esperable en un film de caníbales. Introduce a un grupo de personas en el entorno hostil que es la selva, donde los moradores les hostigarán incansablemente. Son en este caso un conjunto de activistas hippy-perroflauticos que se desplazan a las selvas peruanas con intención de evitar la deforestación  y el asesinato de las tribus autóctonas que paradójicamente son los propios caníbales que tratarán de comerles la cara, lo cual me parece bastante gracioso en el buen sentido.


A lo largo de su hora y cuarenta de duración se suceden las muertes mas o menos bien distribuidas en un metraje que goza del buen ritmo y el pulso necesario para que algo con un argumento tan sencillo no haga decaer el interés. Cuenta con efectos especiales de Greg Nicotero, lo cual es de agradecer ya que no vamos a engañarnos y negar que lo que queremos aquí es casquería cerda, aunque se nos presenta el siguiente problema. ¿Es cafre? Si, no se queda corta (Sin tener la suciedad de antaño) pero lo que ocurre es que el estallido de violencia no va in crescendo, hay una muerte cargada de salvajismo y luego no volvemos a ver nada igual aunque insisto que corta no se queda. 
  

Dicho esto debo añadir que a dicha escena si que le faltó algún elemento nuevo e impactante, porque no es nada que no hayamos visto y precisamente si se recuerda tanto Holocausto Caníbal o Cannibal Ferox es gracias las escenas del empalamiento y los ganchos en las tetas respectivamente. También escuece un poco (Pero muy poco) los pequeños efectos digitales como el de las hormigas. 
¿Es lo mejor de su director? Desde luego que no, no es mejor que Hostel y desde luego no es mejor que ese sentido pastiche cinéfilo realizado con tanto amor y que yo defiendo a ultranza llamado Cabin Fever pero desde luego este inferno verde es una muy correcta película de terror  antropófago que si a alguien sobre todo causa decepción  será a los seguidores de Eli Roth que no hayan catado cine caníbal italiano de los setenta y ochenta porque es eso, una film clásico de caníbales pero rodado ahora, ni mas ni menos, va dirigido a quien va dirigido (Ademas del gustazo propio que debió pegarse el mismo al perpetrarlo) y en mayor o menor medida da lo que se espera.    

Y eso si, esperemos, y en esto estamos todos de acuerdo, que Eli Roth deje a sus nuevos amigos donde los encontró porque entre el metiendo mano en lo de ellos y ellos en lo suyo está trabajando poco y no voy a decir mal pero si peor. 

TRAILER




martes, 8 de septiembre de 2015


TURBO KID


Titulo Original: Turbo Kid
Año: 2015
País: Canadá
Dirección: Anouk Whissell, Francois Simard y Yoann-Karl Whissell
Guión: Anouk Whissell, Francois Simard y Yoann-Karl Whissell.
Reparto: Munro Chambers, Laurence Laboeuf, Michael Ironside, Aaron Jeffery

Joder que pesado soy con lo retro si, pero que le vamos a hacer si llegan cosas tales como Turbo Kid. Los asiduos a lo mejor recordáis la entrada sobre Kung Fury, ese fenómeno de masas que según tantos evocaba los ochenta como nada y que yo comenté que realmente tampoco era así del todo, y ojo que lo disfruté pero no deja de ser un chiste de media hora. También en aquel momento hice mención a la que nos ocupa, atisbando su calidad. ya a veces uno se equivoca, pero no es este el caso.


Esta aventura retrofuturista se desarrolla en el año 1997, en el páramo donde la humanidad sobrevive y lucha salvajemente por bienes tan preciados como como el agua. Solitario desde pequeño un joven conocido como The Kid rastrea las ruinas del viejo mundo en busca de objetos para su colección, siendo los mas preciados los cómics de Turbo Rider, un superheroe de quien toma inspiración cuando conoce a una robot llamada Apple y comienza a caerle encima una lluvia de mierda procedente del malvado Zeus, un déspota acaparador poseedor de un pequeño ejercito. 

Turbo Kid nació originalmente como uno de los segmentos de ABCs Of Death, T Is For Turbo, gozando de amplia popularidad entre una variedad de cortometrajes que en ninguna de las dos entregas alcanzan a pesar mas los buenos que los malos en la balanza. No obstante estos tres tipos escriben y dirigen ahora el largometraje, poniendo toda la carne en el asador y mejorando lo visto dentro de lo que ser un largometraje puede ofrecer.  
Son estos caballeros por cierto, y de esto me he dado cuenta a posteriori, los que allá por el año 2004 realizaron una delicia de cortometraje hiper cafre plagado de vísceras y humor negro llamado Bagman: Profession Meurtrier, el cual recomiendo encarecidamente ya que es un ejemplo de calidad con medios ínfimos. Y por cierto en la peli hay guiño incluido a Bagman, a ver si lo encontráis. 


Nuevamente esta gente vuelve a tirar de creatividad para suplir carencias, y pese a notarse en ciertos efectos digitales que salvo el del guante están fuera de lugar o en la escasez de localizaciones y extras la película se va viendo tan fácil como un paseo en bicicleta. De hecho aún teniendo para gusto de un servidor una ligera  mala selección de los tiempos/actos esto pasa desapercibido al ser un film que se pasa sumamente volando. 


El punto fuerte de todo esto es que pese a la violencia, que la hay en ocasiones a puro manguerazo limpio, no es una película que podamos catalogar como gore de cara a venderla, ya que es inusitadamente entrañable tanto por lo que evoca como por sus dos protagonistas principales, The Kid y Apple, que a su vez son de largo los que mejor están a nivel interpretativo, por encima de un sobreactuado Michael Ironside que no llega a ofender debido a que es quien es y el bagaje que tiene. Curioso lo de Chambers y Laboeuf, que hacen de niños y aunque lo parecen resulta que tienen veinticinco y treinta años respectivamente. 


Mientras escucho algunos temas de Le Matos, una de las bandas que pegan duro en la escena actual de synthwave y que ponen sus notas a esta producción pido disculpas por no haber sido uno de los primeros en escribir estas lineas tal y como pretendía, últimamente ando reventado y paro poco por casa. Ni tiempo casi para ver una película tengo. Si andáis igual que yo os recomiendo esta delicia que me atrevería a etiquetar como Los Bicivoladores ambientada en el yermo de Mad Max.
Un saludo y cuidado con las radiales.   



TRAILER 



viernes, 28 de agosto de 2015


ZOMBI 3


Titulo Original: Zombi 3
País: Italia
Dirección: Lucio Fulci y Burno Mattei
Guión: Claudio Fragasso
Reparto: Deran Sarafian, Beatrice Ring, Robert Marius, Rusell Case, 

Hoy vuelvo con mi afán de romper lanzas, lo se, soy un rompelanzas, y en esta ocasión lo hago a favor de una de mis películas favoritas de zombies, porque técnicamente no será  un peliculón propiamente dicho pero la disfruté en su día como un perro y revisándola ayer he tenido las mismas sensaciones. 
Entre los seguidores del terror italiano y el cine zombie es bien conocida la historia tras la caótica producción de esta película, la secuela de la secuela bastarda de Dawn of The Dead (Llamada Zombi en Italia). Un Fulci enfermo, falto de dinero y con grandes planes al que engañaron como a un tonto, un Mattei que daba vueltas en círculos cuando el primer director abandonó el rodaje , un director de producción que se fundía el presupuesto, incluido el de los medicamentos de Fulci, en putas y juergas... y así un largo etc. 


Mucho se ha hablado también de cuanto hay de cada realizador en el metraje final, pero ciertamente importa poco ya que ni aunque fuese íntegramente de Fulci o de Mattei  estaría bien valorada, y lo entiendo. Como digo no es una película buena según los estándares normales pero para un buen fan de la metralla zombie anterior a los noventa es una gozada si sabe mirarla con los ojos adecuados.  
Zombie 3 narra la historia mil veces contada donde un virus  cae en manos equivocadas y tras un accidente totalmente estúpido el caos se desata irremediablemente. Es sobre este lienzo sobre el cual recae el la miga del film, que no es sino una sucesión escenas de muerte en manos (y dientes) de unos devoradores de cadáveres que al rato muestran tener casi mas de mutantes. 
  

En medio de toda la vorágine putrefacta tenemos a un grupo de soldados, majos como ellos solos, que van a juntarse con un segundo grupo formado por unas muchachas con ganas de diversión. Actores poco solventes pero a los que tampoco hay que exigirles casi nada, de hecho ha pasado a la historia Z mas que ellos el DJ que mediante su programa de radio va narrando el avance de la amenaza con giro final incluido.


Los muertos vivientes van desde lo correcto hasta "nivel actor con mierda en la cara" en lo referente al maquillaje, destacan mas ciertos detalles gore que aunque palidecen tal vez de cara a Zombi 2 se agradecen mucho y dentro de estos es inevitable quedarse con cierta escena con una embarazada de por medio que aunque diferente en la ejecución de la misma sirve de precedente para lo visto en el remake de Dawn of The Dead.


De hecho estos zombies-mutantes comparten paralelismos con los que Robert Rodriguez hizo en su mil veces genial Planet Terror. Ambos hablan, ambos tienen unas asquerosas pústulas que siempre parece que van a explotar y por ultimo está la escena del puente, donde revisándola ayer no puede evitar pensar en un homenaje intencionado o simple producto de subconsciente ya que por ciertos planos con niebla en un puente muy similar así lo deja entrever.  

Zombi 3 arriba y Planet Terror abajo


No hay mucha mas tela que cortar, ¿que importa que una cabeza resucitada vuele? ¿o que una escena vaya sabe Dios por que a cámara rápida? ¿que importa que aparezcan fardos de hierba sin venir a cuento y que de ellos salgan zombies o soldados con trajes de protección bacteriológica que se mueven como los masillas de los Power Ranger? Lo que importa es que hay un virus que se llama Muerte-1 (no puede existir nada mas de los ochenta que ese nombre) que hace que unos seres ávidos de carne humana persigan a los sufridos protagonistas arropados en los momentos tensos por una ultraviciante banda sonora de Stefano Mainetti que me hallo escuchando ahora mismo.
Se que gusta menos que mas, pero por mi parte siempre diré: Mirate Zombi 3 cabrón, es una metralla cojonuda.
   
TRAILER




viernes, 14 de agosto de 2015


EL MAS ALLÁ


Titulo Original: L'aldilá
Año: 1981
País: Italia
Dirección: Lucio Fulci
Guión: Dardano Sacchetti, Lucio Fulci y Giorgio Mariuzzo. 
Reparto: Katherine MacColl, David Warbeck, Cinzia Monreale, Antoine Saint-John. 

Me cago en la puta, tenía un buen recuerdo de esta película, en su día me había parecido bastante buena, pero la otra noche tras revisarla tengo que decir con la boca muy grande que a día de hoy me parece  una puta obra maestra del cine de terror. Así de claro. 
Puede que esto sea motivado porque ante la escasez de calidad entre los títulos del género actualmente tiramos de filmoteca y lo que antes nos gustó hoy nos gusta mas, no lo se. Tenemos un viejo hotel en la ciudad mágica de Nueva Orleans, donde en 1927 un pintor es brutalmente asesinado por una turba enfurecida debido a sus particulares aficiones, que incluyen adorar al diablo. Cincuenta años mas tarde el hotel es heredado por Liza, una mujer con planes para el destartalado edificio. 


Fulci es, o mas bien era, un director cuya obra por lo general tiende a ser amada u odiada sin medias tintas, aunque sus detractores  normalmente no pasan de haber visionado un par de sus títulos mas emblemáticos. La crítica especializada se limitó en su día simplemente a darle palos a su trabajo, haciendo mención a una época donde  el realizador romano, que también había sido medico, insuflaba a sus films una brutalidad malsana que salpicaba unos guiones a ratos un tanto peculiares.  


Y con peculiares me refiero no a lo extraño de sus propuestas si no a algunos detalles que eran marca de la casa, como roturas argumentales que hacen pensar en metraje arrancado o el excesivo regocijo en tomas lo mas cercanas posibles donde el gore hace acto de presencia durante instantes mas largos que los vistos en la media de películas de terror gráficamente explicitas. 
En "El Más Allá" todas estas cosas hacen acto de presencia, incluyendo en considerable grado el gusto de este buen señor por la destrucción del ojo humano (El que ha visto todo el horror del mundo, lo primero que debe ser destruido), dando lugar a algunas escenas similares a las vistas en otras de sus películas como "El Destripador De Nueva York" o la inolvidable y personalmente uno de mis films de zombies favoritos "Zombi 2".
Pero no termina ahí la cosa, ya que son un buen puñado las muertes salvajes que acontecen, obscenamente gráficas como la del ácido, donde la masa resultante de piel derretida y sangre repta por el suelo con la textura de la cera de una vela caliente. Y no es solo esa, son muchas mas de las que prefiero no hablar ni tampoco colocar imágenes, ya que queda muy guapo todo pero prefiero que quien no la haya visto la descubra sabiendo lo menos posible.   


Es nuevamente Fulci a plena potencia, es nuevamente el sadismo mas descarnado, asesinatos, maldiciones, muertos que vuelven a la vida, Sacchetti en el libreto, la banda sonora tan sumamente espagueti, es nuevamente la habitual y estrella de tres de sus joyas Catriona McColl, quien por cierto coprotagonizó hace bien poco Horsehead, una pequeña película que comparte cierta atmósfera onírica con el genio italiano. Porque es esa atmósfera la que hace que el final golpeé con el doble de fuerza. Es, en definitiva, todo lo que puede esperarse de un trabajo de Lucio Fulci cuando se tiene la suerte de poder apreciar su obra.   

TRAILER





jueves, 13 de agosto de 2015


WESTWORLD


Titulo Original: Westworld.
Año: 1973
País: Estados Unidos.
Dirección: Michael Crichton
Guión: Michael Crichton.
Reparto: Richard Benjamin, Yul Brynner, James Brolin, Alan Oppenheimer.

Ahora que HBO, esa cadena con potestad para hacer lo que le salga de los huevos sin que nadie se atreva ni a dudar de su calidad, prepara una serie sobre Westworld, Almas De Metal en España, es buen momento para dedicarle unas palabras. Porque si, la serie pinta espectacular y quizá a mas de uno le de por descubrir, o redescrubrir, esta joya de la ciencia ficción. 
Michael Crichton, autor de best sellers clásicos cuyas adaptaciones de algunos de ellos han pasado a la historia del cine (Jurassick Park) decidió escribir el guión de esta película para en principio vendérselo a algún estudio, y aunque quería tarde o temprano ejercer como director  no quería lanzarse con la ciencia ficción, cosa que por desgracia para el sabia que no funcionaría ya que de querer dirigir los estudios le impondrían andar por los campos donde mas ducho era. 


El resultado fue a todos los niveles mas que destacable. Se nos presenta un futuro cercano donde la robótica a avanzado hasta unos mas que considerables niveles de realismo. Gracias a ello existe un parque temático dividido en tres secciones, el salvaje oeste, la Europa medieval y la antigua Roma. Los clientes pagan y pasan a empaparse de aquellas culturas mediante una fiel simulación de lo que eran. Robots como el pistolero están programados  para perder automáticamente sus duelos contra los humanos, siempre con fuego real, o las putas del "Saloon", listas para que los clientes pasen un buen rato. El caliente es libre para vivir su aventura durante varios días de la forma que desee. Hasta que como no puede ser de otra manera y al igual que vimos años mas tarde en Parque Jurásico las medidas de seguridad del parque empiezan a fallar, y los robots comienzan a rebelarse contra los seres humanos. 

Algo que ya cuando la pude visionar la primera vez me pareció destacable es el aire de cine moderno que se respira durante todo el metraje, asemejándose mas a un producto de los años ochenta como puede ser Terminator, y siendo como es de 1973 podemos manifestar con total firmeza que es una película diez años adelantada, y esto es mas palpable todavía cuando siendo tres años anterior a por ejemplo "La fuga de Logan" el clásico protagonizado  por Michael York parece extraído con pinzas de los mas coloridos finales de los sesenta. 
Crichton supo dotar de ritmo el buen planteamiento de la idea inicial, conviertiendola en ciencia ficción distendida y lejos de buscar segundas lecturas ni rollos metafísicos cuando no procede. Si bien nunca fui un fan de Yul Brynner  está francamente bien, con unos movimientos pausados  e inquietantes que terminan con miradas que lo dicen todo  pese a tratarse de un ser artificial. Pocas palabras para un villano suficientemente carismático como para opacar a los protagonistas, Richard Benjamin y  James Brolin, el señor padre de Josh Brolin.  
Ahora solo queda ver que nos tiene preparado HBO con Sir Anthony Hopkins y Ed Harris a la cabeza. 


TRAILER



domingo, 19 de julio de 2015


PATRICK


Titulo Original: Patrick.
Año: 1978.
País: Australia.
Dirección: Richard Franklin.
Guión: Everett De Roche.
Reparto: Susan Penhaligon, Robert Thompson, Robert Helpman, Julia Blake.

Si de algo puede presumir el cine fantástico de los setenta es de abrir un abanico con ciertas pautas que a finales de dicha década empezarían a afianzarse para asentarse definitivamente como una losa en la siguiente, dando forma a un nuevo tipo de cine moderno.  
Hay una clara primera linea de fuego, donde nos encontramos con los pesados que perduran por méritos propios, como por ejemplo La Matanza De Texas (1974), El Exorcista (1973), Alien (1979), La Profecía (1976) o Halloween (1978), títulos de indudable calidad cinematográfica y máximos exponentes del genero de terror y fantástico. 
Pero como a mi me gusta reivindicar y tirar siempre por caminos menos transitados y mas tranquilos no puedo olvidar otros productos, algo así como una segunda linea de fuego que sin tener la absoluta genialidad de los films antes mencionados poseen  sobrada calidad para sobresalir por encima  del cine mundano. Y hoy en concreto me estoy refiriendo a Patrick. 


Patrick pertenece a la ola de cine de género australiano que asoló las décadas de los setenta y ochenta, pariendo títulos, algunos mas populares y otros menos, pero ante todo en un numero respetable entre el que se enmarcan películas de lo mas curiosas para el buen aficionado. 
Nos encontramos en este caso ante una historia sobrenatural, salvo para quien englobe la telequinesia en el campo medico claro, con tintes médicos. Patrick es un joven muy retraído, por no decir siniestro de cojones, que tras asesinar a su madre y  al amante de esta cae en coma, situación en la que se mantiene tres años después cuando Kathy, la nueva enfermera, pasa  a ocuparse de el ayudando al doctor Roget en un hospital privado de Melbourne. 


Las situaciones de carácter sobrenatural empiezan a sucederse, motivadas por el peculiar Patrick, quien debido a su estado  lo único que puede hacer con su cuerpo es escupir por acto reflejo. Está clinicamente muerto, atado al mundo de los vivos solo gracias a la maquina conectada a su cuerpo. Sin embargo desde un primer momento  sabemos que algo pasa, las mismas enfermeras que niegan que nada fuera de lo normal sucede con al paciente  son las primeras en no querer entrar en la habitación, dándonos una idea de por donde van los tiros.  
Se suceden las intrigas de menos a mas siempre bajo un ritmo pausado pero  sumamente interesante, en parte por las situaciones que se dan, algunas incluso muy divertidas sin caer en el humor de brocha gorda, así como diálogos que incluyen anécdotas de gente que por puro vicio se embadurna en mierda cuando nadie les ve.  
De las situaciones vale mas hablar poco para no destripar nada, pero insisto que son bastante curiosas. La estrella de la función, Patrick, está interpretado por Robert Thompson, que si bien se dedica a estar postrado sin moverse y con los ojos abiertos como platos es un absoluto acierto como elección, gracias a unos rasgos  que bien pasan por los del arquetipo de villano. Dándole la réplica tenemos a la británica Susan Penhaligon, con un personaje algo metomentodo y aniñado pero entrañable y bien llevado. 


Su solvente director, Richard Franklin, dirigiría en 1981 Road Games, con Jamie Lee Curtis y Stacy Keach, nuevamente escrita por Everett de Roche, responsable de numerosos títulos de culto procedentes del país de los canguros. 
Yo no destacaría ningún punto flaco, mas que nada porque de lo que se queja la gente es de que hay poca violencia, y es cierto, apenas hay muertes y nada de sangre, pero el error es buscar un slasher sobrenatural porque no lo es. Patrick es una película de suspense con algún elemento de cine de terror, pero desde luego no un bodycount pensado para amantes del asesino de turno que se carga a veinte. Y siendo lo que es como film, lo hace de puta madre. Cosa que no se puede decir de su secuela bastarda, Patrick Vive Ancora (1980), un sexploit italiano con un Patrick mierdoso  que si que tiene mas muerte y también desnudos, pero que no deja de ser un truño donde lo mas destacable es que a una le meten un atizador por el coño. 
Tuvo también hace pocos años un remake con Charles "Lanister" Dance, pero viendo como han convertido a Patricio en un adolescente MTV creo que vale mas darse con un martillo en las pelotas que verla.  
Como curiosidad Brian May de Queen compuso la banda sonora, salvo para Italia, donde se colocó otra nueva a cargo de los legendarios Goblin. 

TRAILER



jueves, 16 de julio de 2015


BAD BIOLOGY


Titulo Original: Bad Biology.
Año: 2008.
País: Estados Unidos.
Dirección: Frank Henenlotter.
Guión: Frank Henenlotter y R.A Thorburn.
Reparto: Charlee Danielson, Anthony Sneed, Remedy, Tom Kohut.

Andaba desaparecido el peculiar Henenlotter cuando en 2008, casi dieciocho años después de haber realizado su ultimo largometraje, volvía al ruedo para perpetrar su ultima declaración de intenciones hasta la fecha. Una que por cierto yo, por mas que siempre me lo repetía, no había visto hasta ahora.
Nunca está de mas recordar, o introducir a quien no lo sepa, acerca de la figura Frank Henenlotter, director de escaso numero de películas realizadas pero  sobradamente conocido dentro del género gracias a su impronta personal que convirtió Basket Case (1982), Brain Damage (1988)  y Frankenhooker (1990) en títulos de culto dentro de la comunidad del horror y lo fantástico. 


Sus films se tratan siempre productos cargados de comedia negra en clave del genero antes mencionado, exploitations como a el le gusta llamarlos, o sexploitations en algunos casos como el que nos ocupa. Bad Biology sigue los pasos en la vida de Jeniffer, una joven fotógrafa con siete clítoris que alumbra tras cada relación  a horribles bebés mutantes que se forman en apenas un par de horas. Su vida va a trompicones hasta que topa con Batz, un tipo con un rabo descomunal con conciencia propia que hace de su vida un infierno.   


Tenemos pues los ingredientes habituales en una cinta de body horror. Tipos y tipas mas raros que un perro verde, parafilias, degeneraciones del cuerpo humano y también ese fino hilo de humor negro, que mas que por golpes de efecto viene causado por ciertos conceptos en si mismos. Y es por esto ultimo y por su falta de violencia mas allá de dos o tres breves escenas contadas por lo que no resulta tan desagradable de cara a lo que este subgenero suele buscar provocar en el espectador. Lo cual no es indicativo que sea peor ni menos interesante, ojo. 


El tema de la criatura, en este caso un monstruo fálico con vida propia adicto a los jeringillazos de esteroides y drogas varias, tiene evidentes paralelismos con Brain Damage y el parásito con vida propia que mantenía una simbiosis con su huésped. No obstante no solo considero Bad Biology superior a Brain Damage, si no también a Basket Case (Que tengo sus secuelas sin ver) y  a Frankenhooker, siendo esta ultima la que menos disfruté de largo en su día. 


Su mayor problema viene en que disimula peor que sus antecesoras el bajo presupuesto, cosa que siempre suele cantar mas actualmente, y es palpable esto en el reparto, actores no profesionales que van desde lo mediocre en sus mejores momentos a malos y alguno de vergüenza ajena también. Cuenta con algunos pequeños papeles, prácticamente cameos, de gente "conocida", siendo creo el único medianamente destacable el que realiza Vinnie Paz, uno de los integrantes del grupo de Hip Hop Jedi Mind Tricks. No obstante los escasos efectos especiales cumplen, los distintos tipos de criaturas que desfilan están hechos a la vieja usanza, permitiéndose el lujo incluso de realizar una escena en stop-motion, lo cual personalmente agradezco  un montón (¡Gracias Harryhausen, gracias Raimi!). 
Poco mas, muchos desnudos, sobre todo en el tramo final, tetas a bloque y tías cachondas, unas mejores y otras peores. 
No pasará a la historia como una gran película pero oye, siempre se agradece la satisfacción que da escarbar en busca de curiosidades de este tipo, y quieras que no la filmografía de Henenlotter ahí está, algo escasa y nunca en primera linea de fuego en cuanto a dólares, pero perfilada  con sello  y bien asentada  entre los buenos fans del horror. 


TRAILER




lunes, 29 de junio de 2015


TALES FROM THE HOOD


Titulo original: Tales From The Hood.
Año: 1995.
País: Estados Unidos.
Dirección: Rusty Cundieff
Guión: Rusty Cundieff y Darin Scott.
Reparto: Clarence Williams III, Corbin Bernsen, Anthony Griffith, Michael Massee, Rusty Cundieff, Lamont Bentley, Duane Whitaker. 

Me encontraba el otro día ojeando las ultimas noticias sobre cine de terror por diversas webs americanas cuando en una de ellas dedicaban una entrada a Tales From The Hood por su aniversario numero veinte. Recordé entonces que es una de esas películas que aun conociendo su existencia desde hace años y pareciéndome interesante por algún razón siempre había pasado de ella como de la mierda.
El caso es que la semana pasada decidí ponerle remedio y visionarla. Tales From The Hood, se trata de otra antología de terror como pueden por ejemplo ser Creepshow (1982), El gato Infernal (1990) o la reciente saga V/H/S (2012, 2013 y 2014). El elemento diferenciador en esta no es otro que un compendio de historias protagonizadas o que giran entorno a gente negra. Un Blaxploitation de terror en toda regla, aunque lejos quedaba ya la década de los setenta cuando esta se rodó. 


Stack, Ball y Bulldog son tres colegas y jóvenes camellos que aparecen una noche en la funeraria de Simms para hacerse con un cargamento de droga que el neurótico propietario dice haber encontrado en el callejón. No tardan en pedir que les guíe hasta el lugar donde ha escondido la droga, pero como el señor Simms es bastante tocahuevos se empeña en relatar las historias de los mas recientes cuerpos muertos que han acabado poblando sus ataúdes y que les ha llevado a terminar ahí.  
Esta breve trama funciona como punto de inicio, final y nexo entre las historias que son conducidas por un extremadamente sobreactuado Clarence Williams III, recordándome por momentos en ese aspecto a Tony Todd. 

ROGUE COP REVELATION


Este primer fragmento nos presenta una historia de venganza desde ultratumba en toda regla. Clarence es un agente novato que presencia como varios compañeros (blancos, como no) apalean y matan a Martin Moorehouse, un activista por los derechos civiles que tras un año regresa con ansias de sangre gracias a la presión que ejerce sobre un acabado Clarence que ya no forma parte del cuerpo. 
Buen comiendo, con una temática de muertos vivientes (Que no zombies) y cuyo desenlace sorprende de cara a lo que se espera con Clarence y Moorehouse. Posee buenas muertes, mención especial para la del cementerio y sin duda se queda en un mini slasher con poderes sobrenaturales muy destacable. 

  BOYS DO GET BRUISED


Walter es nuevo en el colegio y no lo tiene nada fácil, no solo porque sus compañeros se metan con el sin venir a cuento, sino porque cada mañana aparece en clase con nuevos hematomas que hacen sospechar a su profesor, el señor Garvy, que puede tratarse de un caso de malos tratos en su casa. Tratando de ahondar mas la cuestión, y mosqueado ante las palabras de Walter afirmando que un monstruo se cuela en su cuarto en plena noche, Garvy decide alarmado plantarse en la casa y disipar sus sospechas sobre los abusos físicos y posiblemente sexuales que cree estar sufriendo el chaval. 
Protagonizada por Rusty Cundieff, el propio director del film. Recuerda al magistral y legendario episodio de The Twilight Zone estrenado en 1961 I'ts A Good Life.

KKK COMEUPPANCE


Esta historia es mi talón de Aquiles, y no por que no me haya gustado, que me ha gustado mucho, sino porque me aterran este tipo de muñecos grimosos, a los que por lo general detesto y que en la realidad no aguanto tener cerca. Trata sobre un senador sureño profundamente racista y ex miembro del Ku Klux Klan llamado Duke Metger. En plena campaña este se instala como provocación en una antigua casa que antiguamente había hechos las veces de plantación dirigida por esclavistas. 
Cuando una antigua maldición relacionada con como las almas de los esclavos muertos tomaron los cuerpos de los muñecos se hace presente Duke iniciará una batalla en plena casa contra un terrorífico enemigo.
Corbin Bernsen, que un año mas tarde protagonizaría ese pequeño clásico de terror noventero llamado El Dentista (1996) nos brinda la mejor actuación de la película. Curiosamente el odioso y malvado es el, pero los muñecos dan tan mal rollo si te pasa como a mi que no sabes quien quieres que gane.  
  
HARD-CORE CONVERT


Ultimo fragmento sin contar el desenlace de la historia nexo  que ocurre en la funeraria entre unas y otras. Crazy K es un gangsta que callejea por L.A en su Mustang a ritmo de Hip-Hop. Ha matado a sangre fría a muchos de bandas rivales, en ocasiones sin ser para nada necesario, y no piensa parar. Tras terminar gravemente herido  es trasladado a prisión y allí bajo los acuerdos de un trato decide presentarse voluntario para un experimento que de resultar satisfactorio le será devuelta su libertad. Por desgracia para el al llegar allí empieza a darse cuenta de que era muy bueno para ser cierto.  
Centrada aparentemente en los experimentos, seguramente la mas extraña o psicodélica, sin llegar tampoco a ser una idea de olla.  No está mal, aunque enlaza directamente con lo que el personaje de Simms inicia en la funeraria al principio de la película, culminando justo antes de los títulos de crédito con una bochornosa escena que es de lejos lo peor de la película.


Entre unas cosas y otras puedo decir que todas las historias me resultaron entretenidas, lógicamente unas mas que otras, y que en lineas generales este film  producido por el bocachancla aunque sobrado de talento Spike Lee se trata de una mas que destacable antología de terror (Nada que ver con aquel engendro llamado Hood Of Horror que "dirigió" Snoop Dog en 2006). Mucha jerga del gueto (En V.O, por supuesto)  y que no debes perderte tanto si eres fan de este tipo de películas fragmentadas como si te gustan los viejos films de blaxploitation fantástico como Sugar Hill (1974), The House On Skull Mountain (1974) o Blacula (1972).  




martes, 9 de junio de 2015


WE ARE STILL HERE


Titulo Original: We Are Still Here
Año: 2015
País: Estados Unidos
Dirección: Ted Geoghegan.
Guión: Ted Geoghegan
Reparto: Barbara Crampton, Andrew Sensenig, Lisa Marie, Larry Fessenden. 

Casas supuestamente intervenidas por fuerzas oscuras, familias con heridas todavía por cicatrizar y vecindades hostiles que guardan terribles secretos. Con estos ingredientes tan clásicos, por no decir tópicos, se nos presenta la nueva película de fantasmas. Alguna vez he comentado que a mi me gusta otro tipo de horror, uno mas físico, llámalo slasher, survival, zombie movie  o lo que quieras, pero tampoco le hago ascos de vez en cuando a un film sobre fuerzas paranormales. Sobre todo si la protagoniza un icono del genero. 


El film sigue los pasos de Paul y Anne cuando deciden mudarse  a una casa apartada en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra tras perder a su hijo Bobby en un accidente cuando este volvía de la universidad. Una vez instalados no tardan en darse cuenta de que algo no anda bien, extraños ruidos suben del sótano y por la noche algo parece rondarles. ¿Pero es su hijo Bobby, el cual Anne cree que está con ellos, o se trata de algo mas? 
We Are Still Here toma los elementos antes mencionados para construir un producto comedido en el buen sentido, tal como vimos hace poco en la genial It Follows, usando sabiamente sus bazas a la hora de crear suspense durante su  agradecida duración de apenas hora y veinte.  


Su ritmo pausado abre constantemente interrogantes que pese a no ser excesivamente originales funcionan al no tratar de tomar al espectador por gilipollas. No obstante hay varios puntos que si que se salen un poco de la tónica general actual, tirando por carriles que uno no se espera como puede ser su tramo final, un autentico espectáculo que hace querer levantarse y aplaudir con una sonrisa dibujada en la cara. Sumémosle lo acertado de una ambientación minimalista, con apenas tres localizaciones y el no haber caído en plagar la trama de adolescentes insoportables, estando el grupo protagonista  formado por un par de matrimonios ya con sus años. 


El primero de estos matrimonios, formado por Paul y Anne Scchaetti nos da ya una pista de las intenciones del director al querer crear una película de aire añejo, ya que el apellido Scchaetti no se trata de una casualidad y si de hacer una referencia al inmenso maestro italiano Dardano Scchaetti, responsable de los guiones de autenticas putas joyas como Demons, El Mas Allá o Aquella Casa Al Lado Del Cementerio. Y claro, tres cuartos de lo mismo a la hora de poner para encabezar el reparto a Barbara Crampton, icono de la década de los ochenta en este nuestro genero y con buen buen puñado de peliculones a sus espaldas. Es ella también, pese a que todos cumplen con creces, quien soporta la mayor parte del peso de la película brindando una poderosa actuación  en el papel una mujer destrozada pero que realmente quiere seguir adelante. 
Geoghegan debuta tras la cámara después de haber escrito durante años  algunos guiones de títulos completamente olvidables para gente como Andreas Schaans o Timo Rose. Ahora vemos que lo bueno se lo reservaba para si mismo. Esperemos pues su siguiente proyecto. 

Una cosa mas ¿por que cojones siempre los mejores posters son los alternativos o los que terminan por no utilizarse? Hace poco ya pasó con Tusk y ahora ponen un cagarro humeante para We Are Still Here en lugar de este que pongo yo y que es puro amor. Joder, no se, vale que ni siquiera es la casa de la película pero mola demasiado. 

TRAILER