domingo, 19 de julio de 2015


PATRICK


Titulo Original: Patrick.
Año: 1978.
País: Australia.
Dirección: Richard Franklin.
Guión: Everett De Roche.
Reparto: Susan Penhaligon, Robert Thompson, Robert Helpman, Julia Blake.

Si de algo puede presumir el cine fantástico de los setenta es de abrir un abanico con ciertas pautas que a finales de dicha década empezarían a afianzarse para asentarse definitivamente como una losa en la siguiente, dando forma a un nuevo tipo de cine moderno.  
Hay una clara primera linea de fuego, donde nos encontramos con los pesados que perduran por méritos propios, como por ejemplo La Matanza De Texas (1974), El Exorcista (1973), Alien (1979), La Profecía (1976) o Halloween (1978), títulos de indudable calidad cinematográfica y máximos exponentes del genero de terror y fantástico. 
Pero como a mi me gusta reivindicar y tirar siempre por caminos menos transitados y mas tranquilos no puedo olvidar otros productos, algo así como una segunda linea de fuego que sin tener la absoluta genialidad de los films antes mencionados poseen  sobrada calidad para sobresalir por encima  del cine mundano. Y hoy en concreto me estoy refiriendo a Patrick. 


Patrick pertenece a la ola de cine de género australiano que asoló las décadas de los setenta y ochenta, pariendo títulos, algunos mas populares y otros menos, pero ante todo en un numero respetable entre el que se enmarcan películas de lo mas curiosas para el buen aficionado. 
Nos encontramos en este caso ante una historia sobrenatural, salvo para quien englobe la telequinesia en el campo medico claro, con tintes médicos. Patrick es un joven muy retraído, por no decir siniestro de cojones, que tras asesinar a su madre y  al amante de esta cae en coma, situación en la que se mantiene tres años después cuando Kathy, la nueva enfermera, pasa  a ocuparse de el ayudando al doctor Roget en un hospital privado de Melbourne. 


Las situaciones de carácter sobrenatural empiezan a sucederse, motivadas por el peculiar Patrick, quien debido a su estado  lo único que puede hacer con su cuerpo es escupir por acto reflejo. Está clinicamente muerto, atado al mundo de los vivos solo gracias a la maquina conectada a su cuerpo. Sin embargo desde un primer momento  sabemos que algo pasa, las mismas enfermeras que niegan que nada fuera de lo normal sucede con al paciente  son las primeras en no querer entrar en la habitación, dándonos una idea de por donde van los tiros.  
Se suceden las intrigas de menos a mas siempre bajo un ritmo pausado pero  sumamente interesante, en parte por las situaciones que se dan, algunas incluso muy divertidas sin caer en el humor de brocha gorda, así como diálogos que incluyen anécdotas de gente que por puro vicio se embadurna en mierda cuando nadie les ve.  
De las situaciones vale mas hablar poco para no destripar nada, pero insisto que son bastante curiosas. La estrella de la función, Patrick, está interpretado por Robert Thompson, que si bien se dedica a estar postrado sin moverse y con los ojos abiertos como platos es un absoluto acierto como elección, gracias a unos rasgos  que bien pasan por los del arquetipo de villano. Dándole la réplica tenemos a la británica Susan Penhaligon, con un personaje algo metomentodo y aniñado pero entrañable y bien llevado. 


Su solvente director, Richard Franklin, dirigiría en 1981 Road Games, con Jamie Lee Curtis y Stacy Keach, nuevamente escrita por Everett de Roche, responsable de numerosos títulos de culto procedentes del país de los canguros. 
Yo no destacaría ningún punto flaco, mas que nada porque de lo que se queja la gente es de que hay poca violencia, y es cierto, apenas hay muertes y nada de sangre, pero el error es buscar un slasher sobrenatural porque no lo es. Patrick es una película de suspense con algún elemento de cine de terror, pero desde luego no un bodycount pensado para amantes del asesino de turno que se carga a veinte. Y siendo lo que es como film, lo hace de puta madre. Cosa que no se puede decir de su secuela bastarda, Patrick Vive Ancora (1980), un sexploit italiano con un Patrick mierdoso  que si que tiene mas muerte y también desnudos, pero que no deja de ser un truño donde lo mas destacable es que a una le meten un atizador por el coño. 
Tuvo también hace pocos años un remake con Charles "Lanister" Dance, pero viendo como han convertido a Patricio en un adolescente MTV creo que vale mas darse con un martillo en las pelotas que verla.  
Como curiosidad Brian May de Queen compuso la banda sonora, salvo para Italia, donde se colocó otra nueva a cargo de los legendarios Goblin. 

TRAILER



No hay comentarios:

Publicar un comentario