martes, 8 de septiembre de 2015


TURBO KID


Titulo Original: Turbo Kid
Año: 2015
País: Canadá
Dirección: Anouk Whissell, Francois Simard y Yoann-Karl Whissell
Guión: Anouk Whissell, Francois Simard y Yoann-Karl Whissell.
Reparto: Munro Chambers, Laurence Laboeuf, Michael Ironside, Aaron Jeffery

Joder que pesado soy con lo retro si, pero que le vamos a hacer si llegan cosas tales como Turbo Kid. Los asiduos a lo mejor recordáis la entrada sobre Kung Fury, ese fenómeno de masas que según tantos evocaba los ochenta como nada y que yo comenté que realmente tampoco era así del todo, y ojo que lo disfruté pero no deja de ser un chiste de media hora. También en aquel momento hice mención a la que nos ocupa, atisbando su calidad. ya a veces uno se equivoca, pero no es este el caso.


Esta aventura retrofuturista se desarrolla en el año 1997, en el páramo donde la humanidad sobrevive y lucha salvajemente por bienes tan preciados como como el agua. Solitario desde pequeño un joven conocido como The Kid rastrea las ruinas del viejo mundo en busca de objetos para su colección, siendo los mas preciados los cómics de Turbo Rider, un superheroe de quien toma inspiración cuando conoce a una robot llamada Apple y comienza a caerle encima una lluvia de mierda procedente del malvado Zeus, un déspota acaparador poseedor de un pequeño ejercito. 

Turbo Kid nació originalmente como uno de los segmentos de ABCs Of Death, T Is For Turbo, gozando de amplia popularidad entre una variedad de cortometrajes que en ninguna de las dos entregas alcanzan a pesar mas los buenos que los malos en la balanza. No obstante estos tres tipos escriben y dirigen ahora el largometraje, poniendo toda la carne en el asador y mejorando lo visto dentro de lo que ser un largometraje puede ofrecer.  
Son estos caballeros por cierto, y de esto me he dado cuenta a posteriori, los que allá por el año 2004 realizaron una delicia de cortometraje hiper cafre plagado de vísceras y humor negro llamado Bagman: Profession Meurtrier, el cual recomiendo encarecidamente ya que es un ejemplo de calidad con medios ínfimos. Y por cierto en la peli hay guiño incluido a Bagman, a ver si lo encontráis. 


Nuevamente esta gente vuelve a tirar de creatividad para suplir carencias, y pese a notarse en ciertos efectos digitales que salvo el del guante están fuera de lugar o en la escasez de localizaciones y extras la película se va viendo tan fácil como un paseo en bicicleta. De hecho aún teniendo para gusto de un servidor una ligera  mala selección de los tiempos/actos esto pasa desapercibido al ser un film que se pasa sumamente volando. 


El punto fuerte de todo esto es que pese a la violencia, que la hay en ocasiones a puro manguerazo limpio, no es una película que podamos catalogar como gore de cara a venderla, ya que es inusitadamente entrañable tanto por lo que evoca como por sus dos protagonistas principales, The Kid y Apple, que a su vez son de largo los que mejor están a nivel interpretativo, por encima de un sobreactuado Michael Ironside que no llega a ofender debido a que es quien es y el bagaje que tiene. Curioso lo de Chambers y Laboeuf, que hacen de niños y aunque lo parecen resulta que tienen veinticinco y treinta años respectivamente. 


Mientras escucho algunos temas de Le Matos, una de las bandas que pegan duro en la escena actual de synthwave y que ponen sus notas a esta producción pido disculpas por no haber sido uno de los primeros en escribir estas lineas tal y como pretendía, últimamente ando reventado y paro poco por casa. Ni tiempo casi para ver una película tengo. Si andáis igual que yo os recomiendo esta delicia que me atrevería a etiquetar como Los Bicivoladores ambientada en el yermo de Mad Max.
Un saludo y cuidado con las radiales.   



TRAILER