martes, 20 de septiembre de 2016


31


Titulo Original: 31
Año: 2016
País: Esados Unidos
Dirección: Rob Zombie
Guión: Rob Zombie
Reparto: Sheri Moon Zombie, Jeff Daniel Phillips, Richard Brake, Meg Foster, Lawrence Hilton-Jacobs, Malcom McDowell, Lew Temple, Elizabeth Daily. 

Que Rob Zombie lance un nuevo disco siempre es para estar atento, es lo que tiene que las décadas discurran y sus trabajos sigan teniendo la misma garra en su música, sus letras y sus ya famosos videoclips en los que en un principio comenzaba a atisbarse su gusto por la por la estética que posteriormente trasladó a su cine. Porque si un disco suyo es siempre para estar atento que estrene una nueva película es todo un acontecimiento para los amantes del cine de terror. 


Mas o menos por la época en que se estrenó su anterior trabajo, Lords of Salem, había llegado info sobre que Robbie Z planeaba llevar a cabo un remake de The Blob, que vendría siendo realmente un remake de otro remake, siendo la de los ochenta muy superior pese a la ausencia de un actor del calibre de Steve Mcqueen. Y joder, seamos serios, no queríamos ver eso, porque la anterior está de reputísima madre como está y porque lo que queremos es mas cine con su sello y por supuesto fresco, aunque repita formulas. 
Muchas vicisitudes han ido asomando sus tentáculos a lo largo del polvoriento camino durante la gestación de 31. En un principio de tiró de crowdfunding, y aunque el dinero poco a poco iba llegando de aquí y allá estaba claro que esta sería una película por así decirlo mas pequeña que las anteriores. El caso es que entre sus bocetos iniciales y su premisa, que no es otra que la de Running Man de Schwarzennegger pero sustituyendo el marco de ciencia ficción en un futuro distópico por el terror setentero (de ahí lo de la repetición de formulas), sus incondicionales nos moríamos por verla. 


Sobrevivir a una noche en un lugar lleno de psicópatas. Es decir, matar o morir, nada mas y nada menos. ¿Que hace entonces atractiva a 31? Fácil, porque casi ni hace falta explicarlo: Es de Rob Zombie, y este hombre de melena y barba simplemente o te gusta o no te gusta. A mi me encanta, y aunque de su remake de Halloween, que no de su secuela, paso bastante (remakear a Carpenter es pecado) el resto de su filmografía me parece una puta maravilla, incluso la vapuleada Lords of Salem me gusta mucho, sobre todo tras un segundo visionado. Será por mi amor incondicional a Fulci y que es un título que evoca al maestro italiano como ningún otro ha hecho.      
Pero en el fondo deseaba lo que la mayoría, verle regresar a la línea de La Casa De Los Mil Cadáveres y Los Renegados Del Diablo, a esos momentos mentalmente desquiciantes como el tour bajo la granja Firefly, a la estética polvorienta estilo años setenta y que tanto se agradece en estos momentos en los que todo tiene que oler a ochentas. 


¿Logra este film volver a esas raíces? Si, aunque quedándose mas corto. Las desalentadoras críticas de Cannes (¿Que mierda hacía esta película ahí?) o de la cada día mas vergonzosa Arrow In The Head la pusieron a caer de un burro, cosa que francamente me sudó los cojones bastante y es que no me fío ni de uno ni de otro, aparte de que su cine, como puede ser el de Refn, no es para todo el mundo y en líneas generales nunca estará demasiado valorado. Coño, el diálogo inicial de La Casa De Los Mil Cadáveres es digno del mas habilidoso guionista, que sumado a la complicidad de los veteranos Sid Haigh y Michael Pollard hicieron seguro correrse a Tarantino cuando la visionó. Y ahora que mencionó a Tarantino, no hay duda que si algo comparten ambos realizadores es que sintetizan como nadie el cine que han visto y la cultura popular en la que se han criado.
Vuelve a la carga Sheri Moon soportando el peso como personaje principal, encumbrada ya por méritos propios como una actriz ligada al género pero además de algunos habituales como el enorme Malcom McDowell, Jeff Daniel Phillips o la cantante y actriz Elizabeth Daily (Que ya con sus cincuenta y cinco años aparece en el rol de putilla jovenzuela) el que brilla con mas intensidad en la función es Richard Brake, Doom Head en la película, que abre con un monólogo en una escena la mal de chula. Para quien no le conozca, es un actor con tal cara de hijo de puta que interpretando al líder de los Caminantes Blancos en Juego de Tronos da menos miedo caracterizado que sin caracterizar. Es común verle hacer de cabrón que sale mal parado, para ejemplo Doom, Outpost, la tercera temporada de Peaky Blinders o Batman Begins, donde encarga nada menos que a Joe Chill, el asesino de Thomas y Martha Wayne. El caso es que es un actor que nunca había podido lucirse demasiado hasta ahora, y es una pena porque puede dar mucho juego. De hecho en según que planos me recordaba al Joker de Scott Snyder y Greg Capullo. 


Lo peor sin duda que nos hayan metido mil cortes para rebajar brutalidad. Hablo de memoria pero creo recordar que fueron por lo menos tres o cuatro veces las que hubo que montar y desmontar para que los culoescoba de la MPAA que se trajinan toda esta mierda pasaran por el aro. Aun así es lo bastante bruta, que al fin y al cabo es lo que se espera de la premisa inicial. No falta como siempre una poderosa banda sonora, un montaje mazo robzombiano, con fotografías y vídeos caseros por medio, mugre, una galería de personajes dantescos y alguna pincelada de humor aunque no tan acentuada como en sus dos primeros trabajos.  
Sin ser su mejor trabajo Rob Zombie nos entrega un producto embalado en su árido papel habitual, y  no hace falta hacer mucha crítica para saber si verla o no. Esto es tan fácil como que se reduce a lo siguiente: ¿Te gusta su cine o no? Porque ahí tienes tu respuesta.

PD: Rob, cabrón, adapta al cine tu cómic El Clavo como una vez dijiste que harías. 


TRAILER




No hay comentarios:

Publicar un comentario