viernes, 9 de septiembre de 2016


ABIERTO HASTA EL AMANECER: LA SERIE, O COMO PASAR DE LA MIERDA ABSOLUTA A UN PRODUCTO COJONUDO Y MACARRA A MAS NO PODER


Bien, antes de nada y por si alguien no lo pilla o se presta a malentendidos, esta entrada tratatá exclusivamente sobre la serie. La película es una joya, y eso lo sabemos todos, de hecho a mi la segunda también me gusta bastante aunque sin pisarle los talones. 
Dicho esto podemos empezar por el principio, cuando mi disgusto fue mayúsculo al enterarme de que preparaban de forma oficial la serie sobre una de mis películas favoritas. El abatimiento fue aun mayor cuando pude comprobar que mis temores no eran infundados y sus primeros pasos no es que fueran tambaleantes sino que directamente la serie se arrastraba por el suelo como las culebras que tanto abundan en la serie. 
Pese a todo y bien que me jodiera continué videandola para al menos ver la parte de los Gecko y sus rehenes, la familia Fuller, atrapados en la ya famosa tangana del bar de moteros y camioneros la Teta Enroscada, donde habían quedado con su contacto,Carlos, e irse a vivir al rey una vida de lujos tras sus golpes a bancos sembrados de cadáveres, y es que los Gecko a eso se dedican, a cualquier cosa que huela a pasta y se puedan dejar unos cuantos cuerpos por el camino.  


Y es que no, seguía sin funcionar. Se atisbaban destellos de cosas que podrían tener cabida si se puliese de cara a una segunda temporada (algo que jamás creí que ocurría), pero desde sus protagonistas, D.J Cotrona imitando los gestos de Clooney hasta en la forma de agarrar el revolver y Zane Holtz, ex modelo entre otras cosas,  haciendo de Richie pero sin aquel punto clave de locura y grimosidad que poseía Tarantino, parecían demasiado  burdos e insultantes respecto al film de los años noventa.  Y si, soy muy tikismikis para algunas cosas pero ya puestos me tocaba los cojones el tatuaje de Seth Gecko, que era una basura comparado con el original, o que Eiza González no le llegase a la suela a Salma Hayek como Santanico Pandemonium. Por no hablar, fuera del total desapego del nuevo Richie por su personalidad original, de los cambios de rumbo en la historia, sacados de la manga y haciéndonos emitir un bufido a la mayoría. 


Pero la terminé, y en mi gilipollismo que al final no fue tanto, comencé la segunda temporada nada mas salió. Los capítulos iban pasando y cada vez iba viendo cosas que me gustaban mas tal vez debido a que en ese punto la serie ya no le debía nada a la historia original, razón por la cual por ejemplo aunque me encanta el cine de Rob Zombie encuentro suculenta su Halloween II mientras que aborrezco profundamente la primera entrega al tener la de Carpenter siempre presente. 
La personalidad de los hermanos se perfilaba, esos dos cabrones embutidos en sendos trajes negros comenzaban a poseer carisma, sobre todo Seth. A Santanico algo le hicieron, no se exactamente que, pero recordaba para bien a Salma Hayek (De hecho en la primera temporada me ponía cero y actualmente está que se rompe). Una serie de personajes desfilaban de aquí para allá, entre ellos  nuestro querido Danny Trejo en un papel bien chulo o Jeff Fahey como el tío de los Gecko  entre asuntos turbios salpicados de sangre, todo muy Robert Rodriguez en sus trabajos de corte Desperado o Machete. Las pistolas, los golpes, las estacas, macarrismo, referencias cinéfilas (Algunas solo para los mas avezados) constantes, tufo a serie B  y por supuesto los vampiros, conocidos aquí como culebras, desembocaron en un season finale tan espectacular que en un lapso de cinco días vi el capitulo dos veces. En resumen, me gustó su trama y lo que habían hecho con sus personajes. Y ahora, hace apenas una semana, ha llegado la tercera temporada.    


Llevamos dos episodios de esta tercera y la cosa no podrá ir mejor. La trama se complica y circula sin perder la línea marcada hace un año. Y por si fuera poco y nos cansamos de las culebras nos empiezan a meter monstruos de todas formas, colores y tamaños, realizados por viejos artesanos mediante efectos prácticos. En este aspecto es de agradecer que la serie recurra al gci muy puntualmente, como por ejemplo cuando un vampiro es convertido en fuego y polvo. Es decir, ocurre a la inversa que en la esperada Ash vs Evil Dead, que tira mas de CGI que de cualquier otra cosa, alejándose tanto de la saga que continua  que sumándole su excesiva autoparodia no podría darme mas asco. Aquel esqueleto cgi hecho con el puto paint o el suelo abriéndose PARA NADA al terminar el ultimo capitulo hicieron llorar al niño Jesús. 



En fin, que parece que ahora ademas va a llegar a la serie Tom Savini, al que siempre es un placer ver. ¿Y sobre el canal El Rey Network que decir? Pues que Robert Rodriguez se ha marcado un tanto, ya no solo por ir creando cosillas tan interesantes como a que nos ocupa sino por sus entrevistas a directores de culto, algo tan mexicano como la lucha libre o esas sesiones grindhouse  plagadas de cine de los 70 y 80 que los canales convenciones no emitirían ni a punta de navaja. 
En España pocos se han quedado con la copla y evidentemente no la siguieron tras aquellos primeros episodios que ojo, hay a quienes les gustó ya de entrada. En Estados Unidos parece estar teniendo todavía buena acogida y no es para menos. Una de esas rara avis donde el meollo va de menos a mas, algo que debería ser regla y sin embargo es excepción.  

TRAILER TERCERA TEMPORADA 




No hay comentarios:

Publicar un comentario