miércoles, 12 de octubre de 2016


BLEEDER


Título Original: Bleeder
Año: 1999
País: Dinamarca
Dirección: Nicolas Winding Refn
Guión: Nicolas Winding Refn
Reparto: Kim Bodnia, Mads Mikkelsen, Rikke Louise Andersson, Zlatko Buric, Liv Corfixen, Levino Jensen.

Con la mas reciente película del danés ya disponible, The Neon Demon, quería antes ver el material anterior suyo que me faltaba, que eran Fear X y esta Bleeder.  
Al igual que la mayoría descubrí a Refn con Drive, ese excepcional neo-noir que para servidor es la mejor película de la ultima década. Tras su visionado empecé a interesarme por este director y fue entonces cuando cayó un film suyo anterior, Bronson, una verdadera joya protagonizada por quien casualmente empezaría a despuntar el mismo año de Drive gracias a Warrior, Tom Hardy. Me gustaba lo que estaba viendo. Me gustaba mucho.


Atacando su filmografía mas a fondo era inevitable ir a por Pusher, una trilogía criminal ambientada en los bajos fondos de Dinamarca. De corte sucio y violento pocos thrillers europeos con ese aire callejero se me ocurren tan buenos como el producto que conforman esas tres películas. 
En Bleeder Refn cuenta con los protagonistas de de la primera entrega de Pusher, Kim Bodnia y Mads Mikkelsen, quienes encarnan a Leo y Lenny respectivamente. El primero está a punto de ser padre sin estar preparado para ello mientras que el segundo es un tímido empleado de un surtido videoclub donde trabaja junto a Kitjo, a quien da vida Zlatko Buric, otro habitual de la trilogía Pusher y protagonista de la ultima parte.


Durante hora y media el guión ahonda en como el entorno donde se mueven estos personajes afecta a su conducta. Un Leo que con una vida de mierda, viviendo en un piso de mierda y teniendo un trabajo de mierda va desquiciándose poco a poco y un Lenny que aun deseando pedirle una cita a una joven llamada Lea recula cada vez que está a punto de hacerlo, porque eso hace siempre, recular y volver a su zona de confort, el mundo del cine. 
Hay un componente cinéfilo muy marcado en Bleeder, por una parte tenemos a los protagonistas haciendo constantes sesiones de "cineforum" y ademas el marco del videoclub y la cinefilia cuasi obsesiva de Lenny  sirve de vehículo para que el propio director pueda expresarse y quedarse a gusto haciéndonos ver su amor por el séptimo arte y en especial la serie b, subgéneros underground como el blaxploitation o el women in prison, directores de culto como los italianos Corbucci, Martino, nuestro realizador patrio y autor de las mierdas mas infumables Jesús Franco o actores como el enorme Franco Nero, Fred Williamson y un largo etc. No es de extrañar que la película favorita de Lenny sea La Matanza de Texas, film que el propio Refn cita como punto de inflexión en su vida y revelación contra unos padres amantes de la  Nouvelle Vague. En una de sus sesiones de cineforum de hecho están videando Maniac de William Lustig. 

Póster de Mad Max en casa de Lenny (Mads Mikkelsen). En Pusher Frank (Kim Bodnia) también tenía otro de la misma película. Sabemos que Refn tiene buen gusto. 

Creo que no hace falta decir que la carrera de Nicolas Winding Refn se divide en dos partes bien definidas por el estilo. Una sería la compuesta por Bronson, Valhalla Rising, Drive, Solo Dios Perdona y The Neon Demon y otra con todo el trabajo anterior, entremezclandose algunas puede que a cuenta de los problemas que tuvo cuando su productora quebró y a saber si se vio obligado a realizar encargos como seguramente haya sido. De hecho hay un documental sobre el tema que tengo que ver para despejar dudas. El caso es que actualmente, guste mas o menos, sea mas o menos pretencioso que antes, tenemos Refn para rato y el que fue un joven influenciado sirve ahora como influencia (Que se lo digan a Ryan Gosling y esa "cosa" que dirigió llamada Lost River), tanto es así que Pusher tiene ya no un remake sino dos, británico e indio, los cuales por supuesto no  veré ni jarto vino. 


Para terminar y tratar de convencer a alguien para que le eche un ojo a uno de sus trabajos mas desconocidos diré, vulgarmente ya que no me gustan este tipo de slogans, que Bleeder es un Clerks serio, pero sería banalizar. Se trata de un drama a ras de suelo, porque pese a parecerlo no es un thriller criminal como Pusher, aquí, pese a que hacia el final hay una escena que se las trae, la violencia no es a base de sangre tiñendo los bajos fondos sino en forma de los problemas cotidianos que serpentean en ciertos estratos de la sociedad enferma en la que vivimos. 

TRAILER