lunes, 17 de julio de 2017


OFFICER DOWNE


Título original: Officer Downe
Año: 2016
País: Estados Unidos
Dirección: Shawn Crahan
Guión. Joey Casey 
Reparto: Kim Coates, Tyler Ross, Luna Lauren Velez, Sona Eyambe, Sam Winter, Alison Loham, Meadow Williams

Joey Casey firma el guión del largometraje que adapta su propio cómic, Officer Downe, un juego de palabras entre el apellido del infatigable protagonista y la traducción del código agente caído. Lo interesante de esto es que dirige, debutando en esta labor, Shawn Crahan, más conocido como el payaso de Slipknot y no por que sea tonto sino porque lleva una máscara de payaso.  


En la ciudad de Los Ángeles, o MUTHAFUCKING L.A como dicen en la película, el crimen se ha convertido en una virulenta plaga que azota con mas dureza que nunca debido a los chanchullos de una peligrosa organización a la que solo el agente Downe puede hacer frente ya que para desgracia de aquellos que quebrantan la ley, cada vez que Downe muere, por muchas balas que le disparen, bombas que le tiren o espadas que le claven, vuelve a la vida armado con su Magnum modificada de doble cañón y su bigote. 


Personalmente este cómic no he tenido el placer de leerlo, aunque pinta bien y quizá lo encargue de importación en una de mis habituales cacerías porque tampoco ha sido editado en nuestro país, pero por lo que he podido junar y leer el film se ajusta bastante al espíritu del mismo con la salvedad de que en las viñetas Downe es algo así como un tío de dos metros y doscientos kilos de puro músculo. 


Kim Coates no es precisamente una mole humana, claro, pero es Kim Coates, inolvidable Tig en la prodigiosa serie Sons Of Aanrchy y un clavazo de actor que casa a la perfección para encarnar a tan singular agente comedor de coños profesional y autor de alguna que otra frase lapidaria soltada tras desencadenar un infierno de sangre y vísceras. Un gore que se agradece vaya in crescendo en paralelo a la macarrería de la película.  


Como no, en un producto de amiguismos aparecen varios miembros de la banda y que lo divertido es cazarlos y no que yo os diga quienes son (aunque a un par no se le ven la cara y tendréis que esperar a los títulos de crédito). También me resultó curiosa la aparición de Alison Loham, que anda creo retirada desde Arrastrame Al Infierno o Gamer (no recuerdo cual es posterior) pero vemos la pulular por aquí vestida de monja a la diestra de una sexy Madre Superiora, por que claro, aparecen monjas malvadas y sexys, ademas de ninjas y humanoides con cara de animal. Como curiosidad aparece también su marido, el vilipendiando director Mark Neveldine.

Se le está dando la del pulpo pero bueno, a la mierda, porque nos encontramos ante un producto que sin ser la panacea ni nada que vaya a revolucionar el mundo, de factura humilde este socarrón film queda compensado por un ritmo y unas set pieces lo suficientemente trepidantes como para que se pase volando.  


TRAILER



lunes, 10 de julio de 2017


THE BAD BATCH


Título Original: The Bad Batch
Año: 2017
País: Estados Unidos
Dirección: Ana Lily Amirpour
Guión: Ana Lily Amirpur
Reparto: Suki Waterhouse, Jason Momoa, Keanu Reeves, Jim Carrey, Giovanni Ribisi. 

The Bad Batch, El lote malo, el lote digamos... defectuoso, como una mala partida de carne. Al momento comprendemos porque el nuevo film de Amirpour lleva este título y es que aquí los seres humanos no son más que eso, meros pedazos de carne sin valor para una sociedad que los considera defectuosos y que si son estimados por alguien es por los caníbales que habitan mas allá de la valla que separa la sociedad de un destierro inmundo. 


No sabemos nada de esa sociedad salvo que destierra a los que por una u otra razón considera defectuosos. Aquí no se nos presenta una de esas introducciones postapocalipticas explicando que ha conducido al mundo a esta situación. No. The Bad Batch simplemente empieza y tal como empieza dos horas después termina de igual manera, apenas habiendo desarrollado una pequeña historia que se recrea tomas y recursos de quien se nota bebe más del cine independiente que de las propuestas más mainstream del género. 


Normalmente mis preferencias no suelen tirar por ahí y si acaso busco un termino medio siendo este un género que me encanta (Mad Max es mi saga cinematográfica favorita) y no es que la anterior película de esta directora y que es calificada como excesivamente pretenciosa me atrajese. No la he visto y dudo que lo haga pero desde que hace unos meses visioné el trailer de la que nos ocupa me moría de ganas de verla. Y no, esto no es Mad Max, de hecho aquí no esperéis ver coches rápidos recorriendo el páramo sino más bien scooters mierdosas, caddies de golf y patinetes. La acción es escasa, casi inexiste, alejada de la que ofrecen las tramas de este tipo de propuestas por norma general. ¿Pero sabéis? me ha gustado bastante.


En cierta manera entiendo que de algunas webs le lluevan palos, no es una película para todo el mundo y recomendarla es lanzar una moneda al aire pero yo creo que es muchas cosas si, pero no mala, incluso aceptando que en su mayor parte podría englobarse en ese cuasisubgénero de "películas que no van de nada para tienen un algo".
Mención especial para la banda sonora, compuesta por piezas propias y algún tema bastante mítico ahí lanzado y también para el curioso papel de Jim Carrey y cierto momento que arranca una buena sonrisa. Suki Waterhouse, la a mutilada protagonista está bien, cumple, y Momoa cada día se va ganando a pulso más su status. Depcionante Ribisi, gran actor que aparece tres veces en total y siempre de agradecer la presencia de Keanu Reeves. 


TRAILER



sábado, 17 de junio de 2017


BLOOD DRIVE (EPISODIO PILOTO)



Hola de nuevo. Tengo como cuatro o cinco suculentas películas pendientes de comentar pero tengo  también un problema, y es que no funciono bien con el calor, que le vamos a hacer. No obstante a ver si durante la semana que entra voy poniendo esta mierda al día.

Llevaba desde su primer trailer esperando Blood Drive, la nueva propuesta del canal Syfy en forma de serie retrofuturista con aire, y esto lo dicen ellos, no yo,  producción grindhouse (Que se queda en el póster y poco más). Ayer pude ver el primer episodio y francamente creo que son los  cuarenta minutos mas divertidos que he pasado esta semana frente al televisor. 


Protagonizada por la española Christina Ochoa y el mazas Alan Ritchson Blood Drive nos lleva a un distópico año 1999 en el que todo está hecho un puto desastre y a grandes rasgos hay una carrera en la que los coches, con motores caníbales muy chulos, en lugar de gasofa tiran con sangre humana. 
Este primer episodio nos presenta tanto a los personaje principales y las vicisitudes que les llevan a unirse como el marco en que se mueven, plagado de pequeños detalles que le dan mucha vidilla y harán esbozar una al espectador sonrisa en más de una ocasión. 


Y aunque hemos tenido ya a modo de muestra una ración nada desdeñable de lo que nos vamos a encontrar todo augura que la serie va a experimentar un in crescendo en cuanto a fauna monstruosa en semanas venideras. Agarra La Carrera De La Muerte del Año 2000, aquella peli de Paul Bartel de los años setenta, no el remake, y añádele más mala leche, sangre y tripas a mansalva, monstruos, macarrismo de alto nivel e general y obtendrás el resultado sinvergüenza que Blood Drive transmite. 

Esto no es peaky Blinders, claro, pero tampoco lo prentende. Sin duda se trata de una serie fresca como la sangre para este verano, con cero pretensiones y que hará las delicias de quien guste de este tipo de producciones. No nos falles, Blood Drive. 


TRAILER

 


lunes, 10 de abril de 2017


THE VOID


Título Original: The Void
Año: 2016
País: Canadá
Dirección: Jeremy Gisllespie y Steven Kostanski
Guión: Jeremy Gisllespie y Steven Kostanski
Reparto: Aaron Poole, Kathleen Munroe, Kenneth Welsh, Daniel Fathers, Ellen Wong, Mike Byskov, Evan Stern.

Se esperaba desde hacía tiempo este proyecto, y es que tanto sus sugerentes pósters como su anunciado tono lovecraftiano, ese adjetivo que empezó a cansar de cojones cuando ya se le aplicaba poco más que hasta a Los Teleñecos, vaticinaban una interesante película. E interesante es, sin duda, pero fíjate cuan Lovefraftiana es que los tentáculos que asoman en unos y otros pósters no aparecen en todo el metraje. Con dos cojones. Y el hecho de que de a entender que existen deidades antiguas o un amago de horror cósmico sigue sin hacer que compre por ese lado.


En The Void tenemos lo que tantas otras veces, a un grupo reducido atrapado en un escenario cerrado y que poco a poco se ve diezmado por agentes externos. En este caso el escenario es un pequeño hospital de pueblo y el agente externo algo que parece ser un culto y que se encuentra en conexión con los fenómenos paranormales que parecen acontecer en el interior. 
La galería de personajes, que van desde el sheriff hasta una joven parturienta, sufren la reclusión fruto del hecho antes mencionado y proyectando su miedo, porque no hay uno solo que no tenga los huevos de corbata, de un modo bastante autentico y por momentos tan caótico como cabría esperar en una situación similar.  


Como digo y por mucho que vayan a insistir en casi todos lados de Lovecraft poco van a encontrar quiénes realmente sepan que cojones significa tal cosa. A lo que si tiene un remanente es a la vertiente cinematográfica de Clive Barker en un tramo con reminiscencias a Hellraiser y la secuencia final, que a riesgo de que alguien grite spoiler es calcada, pero lo que es calcada, a la de la joya del maestro Lucio Fulci en uno de sus mejores trabajos, El Más Allá, hecho que se acrecenta luego pensando en frío y cayendo en mis similitudes como el uso de la morgue para el tipo de escena que tiene lugar con los monstruos.


Aquí los responsables de aquella macarrada llamada Manborg realizan un trabajo mas serio y redondo, donde el modesto presupuesto no deja espacio a la vagancia y toda una galería de como diría nuestro querido y peculiar Antonio Gasset seres expertos en esto de "babas y maldades extremas" acosan a los sufridos supervivientes durante una noche infernal.
Eso sí, unos mejor hechos que otros, porque no deja de ser curioso que el bicho principal le llegue a la suela a los de cierta escena que es de lejos lo mejor de la película junto a la opresión/tensión reinante. 
Supieron tenernos en vilo, esperando The Void como agua de Mayo, y si bien no es un peliculón, gracias a como nos la vendieron ha llegado a buen puerto sabiendo maniobrar. 
Merece la pena; su simpleza enmascarada, su corta duración, un ritmo perfecto y unos FX vieja escuela son el bálsamo apropiado para hacer pasar un buen rato a quienes no se hayan cabreado más de la cuenta al estar esperando la octava maravilla del mundo.


TRAILER




sábado, 25 de marzo de 2017


BRIMSTONE


Título original: Brimstone
Año:2016
País: Países Bajos
Dirección: Martin Koolhoven
Guión: Martin Koolhoven
Reparto: Guy Pierce, Dakota Fanning, Carice Van Houten, Kit Harrington, Paul Anderson, Emilia Jones.

Sin saber nada de ella, llegando de rebote hasta su trailer en youtube al ir saltando entre unas cosas y otras. Así es como ayer me topé con Brimstone y pese a tener varias películas en cola la antepuse impelido por fuerzas oscuras. Y eso que durante los últimos tiempos soy muy reacio a las películas que llegan a las dos horas y media, las cuales reservo para viernes o sábados y que incluso aparto en ocasiones al preferir visionar dos cortas seguidas.
Una madre de familia, un incansable y diabólico predicador y una historia de cómo y porqué, desgranada en cuatro capítulos de título bíblico que optan, de forma para nada confusa o caótica, por la ruptura temporal.   


Estamos ante un western atípico, pero no por ser holandés, sino porque al igual que muchas películas modernas parecerían encajar a la perfección en un antiguo western, Brimstone bien podría estar ambientada en un marco actual y salvo por un algunos pequeños de detalles arraigados al género ser algo que nada tuviese que ver con un western. Es una historia sobre una malsana obsesión y la vileza que va implícita en ella, cargada sobre los hombros del predicador al que encarna uno de los actores favoritos de quién escribe estas líneas, Guy Pierce. Actor que conviene recordar protagonizó dos verdaderos peliculones en un terrero similar a este, el weird western Revenous, comentado en este blog, y el western australiano The Proposition, que me parece poco menos que una obra maestra. En esta ocasión impregna el ambiente con una presencia maléfica que no por nada otorga al film el nombre de Brimstone, que se traduce como Azufre. 


Y Dakota Fanning, que decir de esta chica. Que tenía un talento innato ya lo supimos cuando siendo tan pequeña interpretó a la hija de Sean Penn en Yo Soy Sam, el retrasado que se fue de vacio. Los últimos años parece haber sido regalada a un segundo plano por su hermana pequeña, Elle, que sin ser en absoluto una mala actriz no tiene ni por asomo las tablas de Dakota. 
Pero si Pierce se come la pantalla esta chica no es menos, dotando de personalidad a su sufrido personaje, una niña convertida en mujer a la fuerza que carece de lengua y se comunica por señas con su hija pequeña, quien actúa como su voz siendo una extensión de ella misma. Tenemos también en el reparto a Kit Harrington, famoso por su papel del sosaínas John Nieve en Juego De Tronos, a Carice Van Houten, Melisandre en la misma serie, hermosa como ella sola y esposa en la vida real de Guy Pierce y completando en un pequeño papel a Paul Anderson, el desequilibrado Arthur en Peaky Blinders. Todos ellos tienen para suerte o desdicha de sus personajes sus momentos, y pese a que he leído que algunos consideran fallida la estructura, o que su duración se excede, no puedo dejar de recomendar una de las mejores y mas ásperas películas que visto en mucho tiempo. 

Una joya de obligada visión.


TRAILER





miércoles, 18 de enero de 2017


BEYOND THE GATES


Título Original: Beyond The Gates
Año: 2016
País: Estados Unidos
Dirección: Jackson Stewart
Guión: Jackson Stewart y Stephen Scarlata
Reparto: Graham Skipper, Chse Williamson, Brea Grant, Barbara Crampton, Henry LeBlanc, Justin Welborn, Jesse Merlin. 

Finiquitando películas del año pasado que tenía sin ver, bien por que no estaban disponibles o se me habían pasado, el último visionado ha sido para Beyond The Gates, de la que esperaba poco o nada pese a que por varios motivos era de obligada visión. Uno de sus motivos era su argumento, que pasaré a comentar brevemente y me retrotrae a épocas felices y la otra que una película de terror con Barbara Crampton, que ademas aquí produce, siempre hay que verla, mas ahora que parece estar volviendo y por supuesto al género en el que un día fue una personalidad destacada. 


Lo ochenta no han vuelto, ni tampoco los noventa o cualquier otra década, y mal que nos pese ese factor nostalgia que muchas veces buscamos lleva que el tiro salga por la culata. Entre todo este tipo de productos  pocos son los que valen la pena tratando de ser hijos de otro tiempo, lo que ha hecho mas mal que bien al panorama artístico en todos sus ámbitos pero que al menos, por citar algo bueno, ha ayudado a la proliferación del synthwave. Comento esto porque curado ya de espantos y avezado en el arte de sortear trampas mentiría si dijese que su historia desarrollada entre estanterías de un viejo videoclub y con ese póster retro como colofón no son un imán para que a muchos de nosotros no logre por lo menos llamarnos la atención. 


Beyond The Gates gira en torno a un juego de mesa VCR del mismo nombre, que para los despistados fueron juegos de mesa que en sus versiones mas tempranas iban con una cinta de vídeo en la que aparecía el anfitrión de la trama hablándote y básicamente cagándose en tu estampa o tu en la suya. Yo en los noventa, siendo pequeño, jugué a Atmosfear, mítico donde los haya pero lo cierto es que no probé otros y tampoco tengo entendido que fuesen especialmente buenos.
El caso es que dicho Beyond The Gates cae en manos de dos distanciados hermanos que se reúnen tras varios años para sacar la mierda del viejo videoclub de su padre, que ha desaparecido en misteriosas circunstancias y ya se le da por muerto. Hasta ahí puedo leer.


Por un lado tenemos todo ese componente retro basado en los VCR en un marco de sistemas obsoletos como teles de tubo o aparatos VHS que apela a la nostalgia de forma indudable y por otro un componente sobrenatural que por así decirlo sería un Jumanji de terror salpicado de sangre. 
Además de la mencionada Barbara Crampton, a la que todos adoramos, tenemos como únicos rostros distinguibles a Chase Williamson, que no es que sea un actor famoso pero si John Dies At The End no es ya una pequeña obra de culto que baje Dios y lo vea, y Justin Welborn en un papel secundario, que vuelve a coincidir con Williamson tras Siren, spin off de la trilogía V/H/S en cuya tercera parte interpretaba al mago Dante y cuya faz de kinki malhumorado ya ha paseado en ese tipo de papales en un buen puñado de películas de terror  (La paliza que le mete a unos zombies en Dance Of The Dead es un descojone). 

No estamos ante la panacea pero si ante un muy decente film de bajo presupuesto e intenciones claras que no se queda solo intenciones y le sale bien la jugada, que te envuelve durante el corto trayecto que recorre empezando y terminando con Outrun With The Dead, una delicia de tema que brinda el músico italiano de synth Vincenzo Salvia. Agradará a los que como yo suelen devorar cine de este género sin remilgos. Abstenerse sibaritas. 

TRAILER


  

miércoles, 4 de enero de 2017


PERRIER'S BOUNTY


Título Original: Perrier's Bounty
Año: 2009
País: Irlanda
Dirección: Ian Fitzgibbon
Guión: Mark O'Rowe
Reparto: Cillian Murphy, Jodie Whittaker, Jim Broadbent, Brendan Gleeson, Liam Cunningham, Domhnall Gleeson. Gabriel Byrne. 

Manda huevos que con lo que me gustan los buenos eurothrillers criminales no es que no hubiera visto esta película sino que hasta ayer ni sabia de su existencia pese a contar con un reparto de lo mas interesante.
Cautiva de Perrier's Bounty el mundillo del hampa europeo, que se estila cuando hace gala de su identidad inherente muy distinto al americano. Recuerda en ese aspecto tan destacado a thrillers del continente tales como Lock, Stock and Two Smoking Barrels, Snatch, RocknRolla o Revolver, es decir la vena criminal de Guy Ritchie, así como a Layer Cake, Filth, Wild Bill, Harry Brown o In Bruges por citar alguna mas. Y es a In Bruges a la que sin llegar a igualarla en cuanto a calidad mas se le parece. Y no solo porque en ambas esté el bueno de Brendan Gleeson, quien comparte cartel en la que hoy comento con su hijo Domhnall, actor en alza últimamente.  


A Cillian Murphy la mayoría de gente le tiene por un buen actor, un tipo popular que siempre cumple y que mas o menos lo ha hecho ya todo, pero realmente y analizándolo con detenimiento es uno de los mejores actores que tenemos actualmente tal y como puede atestiguarse en en la serie que va camino de convertirse en una obra maestra Peaky Blinders, donde no parece el. Se transforma totalmente, engullendo la esencia del personaje de Tommy Shelby y se convirtiéndose en el. Era el papel, con mayúsculas, que tenía que hacer para que al dar marcha atrás y poner los ojos sobre el en un papel como este, el de un perdedor llamado Michael que recorre las calles de alguna ciudad irlandesa ahogado en movidas chungas porque le debe mil euros de mierda a un gangster local mientras la pelota crece y crece. 


Se junta el drama con momentos hilarantes de humor negro que vienen en su mayoría propiciados por el personaje de Jim Broadbent, el padre del protagonista y que sin desvelar nada es situación descacharrante tras situación descacharrante. Realmente son un cuadro, Michael hasta arriba de mierda y evitando que le partan las piernas mientras carga con su vecina suicida, encarnada por la expresiva y guapa Jodie Witthaker de Attack The Block y el colgao de su padre, siempre en busca de perico o consumiendo café a bloque. También es un placer siempre tener pululando a Liam Cunningham y aunque sea a modo de voz en off al gran Gabriel Byrne, que con dos aportaciones, una al principio  para introducirnos en el meollo y otra al final esclareciendo asuntos le da mas sabor a este potaje.
No solo es desconocida teniendo en cuenta el reparto que gasta, también está extremadamente infravalorada por lo que veo. Y no es buena, es muy buena.


TRAILER




domingo, 1 de enero de 2017


SCARE CAMPAIGN


Título Original: Scare Campaign
Año: 2016
País: Australia
Dirección: Cameron y Colin Cairnes
Guión: Cameron y Colin Cairnes
Reparto: Meegan Warner, Ian Meadows, Olivia DeJonge, Josh Quorg Tart, Patrick Harvey.

Esta nueva propuesta australiana nos presenta algo bastante novedoso pese a que alguna vez se nos ha pasado por la cabeza. Habla de los programas de bromas con cámara oculta enfocados al terror, como por ejemplo el famoso Scare Tactics, y sobre que ocurriría si una de las victimas se pone mas nerviosa de la cuenta, llegando a ser peligrosa, y las consecuencias que esto podría acarrear. Novedoso porque no se ha tratado en el cine, no tan novedoso porque todos hemos pensado sobre ello, mas en estos tiempos donde gracias a youtube esta tendencia se ha extendido como la peste y bromistas disfrazados entre otras cosas de payasos se han jugado varias veces un balazo en medio de la frente.


Pero esto es solo el punto de partida de un film cuya mecánica es, o pretende ser, funcionar mediante giros argumentales uno tras otro, algo que siempre implica cierto riesgo y requiere de bastante maña como guionista.
En mi opinión en este segundo film después de 100 Bloody Acres, a este par de hermanos no les sale la jugada como pretendían, pero tampoco digo que les haya salido mal sino distinto. Esos giros que se ven venir a la legua no llegan a ofender, pero el punto es que al fin y al cabo se trata de un slasher y funciona como tal a las mil maravillas, mas teniendo en cuenta que se trata de una película muy sencilla y no va precisamente holgada en cuanto a presupuesto. 


Es agilidad pura, a lo que hay que sumarle una escasísima duración de una hora y cuarto que hace que se resienta menos aun, posee una cantidad de gore aceptable y un par de muertes muy chulas. También cuenta con unos villanos que francamente y con permiso de los psicópatas de Rob Zombie 31, o que coño, sin permiso, son de los mas chulos que he visto en estos los últimos años en cuanto a estética (Una pena que su carisma se limite a eso porque tampoco son Doom Head), armados con cantidad de cachivaches extraños, oxidados, pintarrajeados, llenos de cosas afiladas, cámaras y  olor a alta tasa de mortalidad.


Que nadie la enfoque como una película original o rebuscada, sería un error, simplemente disfrutad de un muy digno slasher, deudor en parte de la ochentera Inocentada Sangrienta, con ritmo y que ademas apenas le roba tiempo al espectador con tan escaso metraje.

TRAILER