viernes, 20 de octubre de 2017


1922


Título: 1922
Año: 2017
Dirección: Zak Hilditch
Guión: Zak Hilditch
Reparto: Thomas Jane, Dylan Schmid, Neal McDonough, Molly Parker, Kaitlyn Bernard, Brian  D'arcy James. 

Que en la lista de libros más vendidos siempre hay algo de Stephen King no es precisamente un secreto o un hecho inusual dado el volumen de su obra y velocidad de publicación. El de Maine gusta mucho. Yéndonos a las adaptaciones, ahora mismo, y me refiero mientras escribo estas líneas, tenemos nada menos que dos películas en cartelera; la revientataquillas It y la vilipendiada La Torre Oscura. Por otro lado hace una semana escasa finalizaba la primera temporada de Mr Mercedes y Netflix en menos de un mes ha lanzado El Juego de Gerald y 1922. Es decir, adaptaciones del amiguete Esteban Rey aburrir.    


Pero seamos francos, mejores o peores, no nos cansamos nunca ni de sus novelas, antologías de relatos (que a mi son los textos que más me gustan de este hombre) o películas ya vengan en forma de producción tocha para cine, telefilm, serie o miniserie. 
Esta 1922 se enmarcaría en la categoría de telefilm o straight to video como bien podrían ser El Aviador Nocturno o Montando La Bala por citar un par a bote pronto. Nos cuenta la historia de un orgulloso granjero llamado Wilfred en la Nebraska del año 1922 y que por avatares del destino resuelve que lo mejor para sus setenta y dos hectáreas, su hijo y él mismo es la muerte de su esposa. 


El descenso a la locura de Wilfred vertebra una trama contenida, de ritmo pausado y sin artificios ni trucos mal sacados de la manga que revierte a algunos de los viejos relatos clásicos de los últimos tres siglos. Donde hay espacio para el deleite en la forma más que en el fondo de relatar la historia queda escaso hueco para escenas escabrosas o de carácter truculento que en este caso serían innecesarias dado el carácter emocional del film y lo poco que hay viene de manos de la invasión de ratas en las tierras de nuestro protagonista, retrotrayéndonos a Graveyard Shift, excelente relato e infravalorada película que comparte con 1922 el elemento roedor.   


Elogiable trabajo de Thomas Jane, entonando un marcado acento de paleto. Hablamos de un actor con una carrera tremendamente irregular, si, pero lo mismo que no luce en una mala película ayudando a levantarla se crece ante una producción de calidad dando lo mejor que lleva dentro. Esta es la tercera ocasión en que se adentra en el mundo de King y si con El Cazador De Sueños aprobó holgadamente y con La Niebla no pudimos evitar tener presente durante días el desasosiego final que nos transmitió ahora, valorando todo el conjunto, es sin lugar a duda su mejor interpretación "stehenkingniana".  Y ojito con Hilditch, el director, que esta es su segunda película y ya la primera Las Últimas Horas (2014) hizo presagiar que si sigue escribiendo lo que dirige de ahí pueden salir cosas muy interesantes. 


TRAILER 



No hay comentarios:

Publicar un comentario